Sintonías piratas Vol VI – Perro

2012 ha sido el año de Perro y lo despiden a lo grande. Nuestros compadres lanzan esta Navidad su recopilatorio «Singles brasileñas», que se puede adquirir los días 28, 29 y 30 de diciembre con el diario La Verdad por sólo 2,95 euros. En Tímpanos y Luciérnagas les tenemos un aprecio especial a esta pandilla de maikeles: porque fueron nuestros invitados en el programa piloto, porque repitieron visita hace unas semanas para marcarse un reñido «duelo» contra El Estudiante Larry… y porque son tan buena gente que se inventan verbos que molan para hacernos este grandioso regalo navideño. ¡Os queremos una ‘jartá’!


Sintonías piratas Vol V – The Ben Gunn Mento Band y Tímpanos y Luciérnagas os desean felices fiestas

Recuperamos el aguilando que nos dedicaron The Ben Gunn Mento Band hace unas semanas a su paso por el programa para desear a todos nuestros oyentes unas felices fiestas. Nosotros las celebraremos a nuestra manera, si las circunstancias lo permiten, reuniéndonos con los micrófonos como testigo para compartir un buen rato con la música como excusa, en el último programa del año. Esperamos la visita de nuestros colaboradores en la distancia, Toni Crespillo y Jaime Parra. ¿Quién sabe si de aquí a entonces también convenceremos a Lisardo Ruiz de Mendoza o incluso a Cascales para que se dejen caer por el estudio de Radio Online Murcia a tomar unas cervezas con nosotros y recomendar unas canciones en formato presencial?

Seguir leyendo Sintonías piratas Vol V – The Ben Gunn Mento Band y Tímpanos y Luciérnagas os desean felices fiestas

Toni Crespillo por el mundo – ‘Las gemas mágicas de Trish’

Llevo un buen rato intentando traducir el adjetivo mind-bending al castellano. La expresión inglesa es tan gráfica y simple que no puedo encontrar un equivalente con el mismo efecto en castellano sin caer en construcciones amorfas. Muchas veces he terminado por decir que mucha música me «vuela la cabeza» pero, en el caso de este conjunto de canciones del que voy a hablar, no creo que con esta expresión me alcance. Más bien creo que es como un secuestro donde te vendan los ojos y tienes la sensación de que te llevan muy lejos pero sólo puedes ver fosfenos; y cuando puedes abrirlos, resulta que estás en el mismo lugar pero te sientes mucho mejor.

Trish Keenan (cantante de Broadcast) falleció tristemente hace ya casi dos años. Al parecer, poco antes le envió a un amigo un CD con algunas canciones que recopiló: 17 extrañas piedras preciosas de pop psicodélico con tintes oscuros que dejan entrever las piezas del puzzle sonoro de Broadcast. El amigo en cuestión escribe que en el recopilatorio no iba incluída ninguna lista de canciones y que le gustaba de esa forma; aunque ahora la lista de canciones se puede encontrar por ahí.

Seguir leyendo Toni Crespillo por el mundo – ‘Las gemas mágicas de Trish’

Me llamaban Coyote – ‘Veronica Mars se traviste de Debbie Harry’

No recuerdo quién definió Veronica Mars como un cruce entre Twin Peaks (de la que ya escribimos en Tímpanos y Luciérnagas) y 90210 Sensación de vivir (raro que escribiéramos sobre ella). Y entre sus fanáticos, pesos gordos como Kevin Smith, Stephen King y Joss Whedon (creador de Buffy y coguionista de la sorprendente película The cabin in the Woods). Veronica Mars (Kristen Bell), hija de detective y detective aficionada ella misma, acude al instituto de Neptune en California. La aceptaban los ricos y poderosos (era la novia del más popular) hasta que muerte, desaparición y violación la convirtieron en la defensora de los humildes.

Pocas veces una música de cabecera ha estado tan bien elegida para hablar del antes: el We used to be friends de The Dandy Warhols. Pero aún hay más: Death in Vegas, The Notwist, Pixies, el estupendo No sleep tonight de The Faders, Miriam Makebo, los Death cab for cutie (en la secuencia de transición entre la vida pasada y presente de Veronica Mars)… Cientos de canciones que aparecen brevemente en las tres temporadas que duró la serie que se estrenó en 2004 (dos en el instituto; una en la universidad y unos minutos de una tercera en la que Veronica Mars entra en el FBI), aunque, como es habitual, solo unas pocas aparecen en la banda sonora.

Seguir leyendo Me llamaban Coyote – ‘Veronica Mars se traviste de Debbie Harry’

T&L 12 – ‘Vega Baja Pride: ¿Y tú de quién eres?’



Mencionamos con frecuencia en el programa la Vega Baja del Segura, pero hasta anoche, en nuestro 12º programa, no habíamos recibido la visita de ninguna de las bandas procedentes de esta comarca de la provincia de Alicante, que tanto nos llama la atención por su admirable escena musical. Entre unos pocos músicos le han dado vida en los últimos 10-12 años, formando multitud de grupos de calidad y de estilos de lo más diverso. Pero es bastante probable que los oyentes desconozcan la idiosincrasia musical de esta zona limítrofe con Murcia. Por ello, para que todo el mundo se pusiera en situación, comenzamos con una pequeña selección de canciones de grupos de allí. Grupos, efectivamente, de estilos muy distintos, pero todos ellos con músicos en común… incluidos nuestros invitados: Juan Ballester, Miguel Hernández, Gustavo Rodríguez, Adrián Filiu (baja de última hora) y, ejerciendo las funciones de manager, Adrián Martínez. Estos forman parte (o lo han hecho en el pasado) de bandas como Dusk, Virgen, Los Faltoners, Los Fusibles, Montenegro, Mistol, Caída Libre o The Assbreakers. Así que decidimos pedirle ayuda a No me pises que llevo chanclas para identificarlos… ellos son Zombies and Diamonds.

Seguir leyendo T&L 12 – ‘Vega Baja Pride: ¿Y tú de quién eres?’

Mercadillo at Home Especial Navidad en la Azotea

Quisiera aprovechar este espacio que me ceden los jefes del Tímpanos para darle un poco de promoción a un evento muy interesante.

Se trata de una nueva edición del Mercadillo at Home: un punto de reunión de artesanos y artistas DIY de la Región donde se pueden encontrar artículos vintage, repostería, ilustraciones, ropa y demás artefactos de autor idóneos para regalar en estas fechas.

Amor (Casa-Taller Birdie) lleva ya algún tiempo organizando este Mercadillo en ciudades como Cartagena, Lorca o Murcia; siempre con bastante éxito de asistencia. Y es que la verdad es que el ambiente es muy bueno y se pueden encontrar cosas bastantes pintorescas en los distintos puestos, además de buena música.

En esta ocasión, y tras su paso por el Casino de Lorca, el Mercadillo tendrá lugar los próximos jueves 20 y viernes 21 en La Azotea (Murcia), desde las 17.30 hasta las 21.3o. A los platos estarán dos de los pinchadiscos más interesantes de la ciudad: el sorprendente y ecléctico Dj Pequeño Burgués, y el führer de la Magra y devoto de los sonidos más negros L. Warlock.

¡No os lo perdáis!

El rock según Lüger-Schwarz

A Lüger me niego a llamarlos teloneros. Creo que todo el que vio su concierto estará de acuerdo, miembros de Schwarz incluídos. Lo que hicieron, acostumbran a ello, fue un conciertazo que los posiciona directamente como invitados de lujo. Ellos disparan con algunas armas parecidas a las de sus anfitriones murcianos, pero su propuesta aporta una sensación de mayor concreción, sobre todo en el formato de canción, más acotado. Sonaron como una apisonadora, nunca me habían abofeteado con tanta elegancia como hizo esta banda el sábado (bueno, quizá Lisabö hace unos meses, será cuestión de diéresis). Tienen una baza ganadora añadida, pese a compartir con Schwarz la querencia por los desarrollos machacantes y una visión abierta e intensa del rock: su muestrario de melodías adictivas. No podemos decir que sean precisamente unos veteranos (como banda) pero llevan un rodaje en directo envidiable, lo dominan con maestría. De hecho, puestos a compartir con Schwarz, también son de grabar sus discos en directo con estupendo resultado. Tuvieron muchos momentos para mencionar, pero la interpretación que hicieron de su ‘Monkeys everywhere’ fue impresionante. Tanto que a nuestro ilustrador de cabecera (literal), Cascales, le inspiró el dibujo que encabeza esta entrada, regalada en exclusiva para el blog. Gracias Lüger, gracias Cascales.

Llegó el momento “alquimístico” de la noche. Cuando uno se plantea comentar un concierto de Schwarz siempre lleva rondando en la cabeza aquello de lo poco que, ateniéndonos a las entrevistas, le gusta a los miembros del grupo que lo suyo se catalogue de raro o difícil de digerir. En parte tienen razón, lo que hacen es simplemente rock abierto de miras, tendente a lo psicodélico, con ramalazos progresivos, géneros conocidos y con historia, aunque no exentos de ciertas dificultades para el oyente medio. Vamos, que su propuesta requiere, quizá, una mayor predisposición ante un espectáculo que acaba revelándose más cercano a la experiencia sonora que a un concierto al uso. Hablemos pues del sonido, muy comentado tras la actuación por su calidad y definición, por lo apabullante del mismo, por el trabajo de banda acumulado para lograr esa comunión perseguida con sus instrumentos. Ha sido un trabajo fructífero, sonaron mejor que nunca. El pero: para mí, los momentos de “estepa sonora”. Quizá para otros no supusieran problema alguno, incluso sirvieran de alivio acústico. Cuando acuciaba la, llamémosla, introspección, cuando el drone se hacía más presente que el ritmo, me sacaban del concierto. Sin embargo los picos de intensidad que desplegaron en muchos momentos te retorcían, atrapándote con energía y con una constancia rítmica a prueba de metrónomos, excelente Cesar Verdú a la batería. Bueno, impecables los tres en la ejecución. La puesta en escena, una bacanal de humo y láser, provocó sensaciones encontradas: a mí me pareció un buen recurso estético y además permitía fumar a escondidas, a mi compadre Zaplana le descolocaba un poco a ratos la falta de contacto visual. Una cosa más, conseguir enfocar para sacar una buena foto fue un auténtico reto, de hecho creo que no lo llegué a conseguir del todo, testimonio gráfico y poco más, que tampoco andaba yo muy fino.

 

Me llamaban Coyote – ‘Walk don’t Rango’

Gore Verbinski debutó con Un ratoncito duro de roer -Un ratoncente cabroncete, para los amigos-, simpatiquísima película cuyos personajes parecían propios de tebeo. Le siguió The Mexican -mejor sinopsis que filme- y después Los piratas del Caribe y similares en los que el que fuera un actor, Johnny Depp, encontraba su tal para cual.

Me había olvidado de Verbinski hasta que en 2011 se pasó a la animación (y se llevó con él a Johnny Depp) con Rango, su mejor película hasta la fecha. Western alucinado donde un bicho se hace pasar, o lo confunden, o un poco de ambas, por un pistolero (a la manera de Tres amigos de Landis) contratado para salvar un poblado. En la banda sonora el prolífico Hans Zimmer (Oscar por el Rey León) y canciones de Los Lobos (trompeta Arturo Sandoval) y Rick García. Los Lobos, unos habituales en las bandas sonoras de Disney, se marcan temas como Walk don’t Rango y Range Theme Song, y Rick García (Welcome Amigo, La muerte ha llegado) otros cortitos que sirven de humorística explicación-introducción al personaje de Rango.

Seguir leyendo Me llamaban Coyote – ‘Walk don’t Rango’

Toni Crespillo por el mundo – ‘Two feet in front of one’

Mi gusto por el post-hardcore, emocore, o como queráis llamar a esta música bajona pero bonica llegó también con el frío. Sin embargo, descubrí a este grupo conduciendo con Nano, uno de mis mentores musicales más grandes, camino de las playas de Calabardina, por todos esos secarrales.

Me gusta pensar que hay cierta calidez entre tanta depresión que rodea a este «género». Me gusta la forma de cantar desgarrada y sincera que tiene gente como Jeremy Enigk de Sunny Day Real State, Ian McKaye o Guy Picciotto de Fugazi, o este Sam Jayne de Lync.

Seguir leyendo Toni Crespillo por el mundo – ‘Two feet in front of one’

El «concierto privado» de Jeremy Jay

“Pues para mí que era inglés”, le decía yo a un amigo con el que compartí el rato durante el concierto de Jeremy Jay en la murciana sala 12 y Medio. Ignorancia puntual del que escribe aparte, lo cierto es que el americano de Los Ángeles se pasa gran parte del concierto (y de su discografía) saltando de lado a lado del Atlántico con soltura y naturalidad estilística. Lo suyo es el pop de carácter melódico con latigazos ocasionales de saturación guitarrera. Lo lleva al directo, al menos en esta ocasion, con unos músicos franceses muy solventes, que aportaron una contundente base rítmica (mención especial al bajista lesionado y a su “discreto” calcetín) y un colchón de teclado omnipresente que a veces enriquecía y otras, para mí, no tanto. Se agradeció la empatía y el buen humor del artista, tímido pero dispuesto pese al escaso público que se enfrentó a una fría tarde de martes para acercarse a escuchar su propuesta. El sonido fue impecable y el repertorio, trufado de canciones nuevas (presentaba su reciente ‘Abandoned apartments’), bastante más atractivo y consistente que en su último paso por Murcia, hace ya algunos años. Con un “cheers” entonado mientras levantaba su cerveza, tras un bis generoso solicitado por los que allí estábamos, Jeremy se despidió dejando buen sabor de boca. Una lástima que hubieran tan pocas bocas para saborear, es complicado llenar en Murcia y menos un martes. Tomemos nota y hagamos lo que podamos para que los promotores locales de música en directo no se desanimen.