Fotocrónica: Mattiel en Rockola Summer Club

Grácil y contundente son dos adjetivos que rara vez nos encontramos juntos. Así es la receta de Mattiel, un torbellino modernizador de géneros clásicos de la música popular. Su voz sobresaliente y la destreza de una banda con actitud hacen de su propuesta un atractivo paseo por caminos muy transitados. Un atardecer perfecto en el Rockola Summer Club de La Azohía.

Osezno: “Hacemos la música que nos sale de la tripas”

Hace un par de años, después de bastante tiempo sin encontrarnos, me crucé por la calle con Gregorio Ruiz. Sí, el de Screw Coco, el de Hoax, el de Clom… el de un mogollón de grupos desde mediados de los 90 hasta el día de hoy. Iba con prisa y no me pude parar, así que subí la escalera hacia la oficina preguntándome si (musicalmente) estaría haciendo algo. Tendría que habérmelo imaginado… Unos días después llegó el zarpazo, se estrenaba el videoclip de ‘Balas (de fuego y sal)’, el adelanto del primer disco de Osezno, su actual banda, que había pasado desapercibida para mí hasta entonces. Una gozada de álbum de sonido noventero, donde hay hueco para diversidad de etiquetas dentro del metal, que los ha empujado para patearse medio país durante estos dos últimos años. Este próximo viernes estarán actuando de nuevo en Murcia, compartiendo cartel con Virgen y Ella La Rabia, en la Sala Spectrum (anterior 12&medio), dentro de la programación de Microsonidos.

La conexión musical entre la Vega Baja y Murcia siempre ha dado buenos frutos, como muestra vuestra existencia. Creo que no es vuestro caso, pero se podría decir que la discoteca Metro ha sido un curioso epicentro para la creación de grupos de rock y metal en el sureste, ¿no?
Hola, Alfonso, cuánto tiempo, ¿no? Lo que comentas es cierto, siempre ha habido buenas bandas que han salido de la Vega Baja: Virgen, Una Vida, Zombies & Diamonds, Galgo, Lodo… con propuestas que se salen del circuito comercial y con una gran calidad musical y originalidad. En nuestro caso la conexión que tenemos con la discoteca Metro se limita a que ensayamos y que hemos grabado en Salas Delta con Juan (miembro de Virgen y de Zombies & diamonds) y se encuentran en el polígono industrial que hay al cruzar la carretera, justo enfrente.

A nivel personal, hace un tiempo que perdí la cuenta de grupos en los que te has involucrado, pero han sido muchos en los últimos 25 años. ¿Qué te aporta Osezno respecto a proyectos anteriores para mantenerte en la batalla?
Es cierto, ya sabes que me gusta mucho la música y no cabe duda de que estar involucrado en un proyecto musical es algo que me hace sentirme vivo, lo necesito como el respirar… Llevaba ya bastante tiempo un poco en el dique seco porque no encontraba nada que me llamara la atención desde el proyecto de electrónica 2 Rare People en el que estuve implicado. Digamos que me había acomodado y un día sentí la necesidad de intentar hacer algo vinculado con sonidos algo más extremos… Contacté con el germen de lo que sería Osezno más tarde y nos lanzamos a la composición de nuevos temas. Entre cambios de batería y demás nos llevó 3 años dar con la formación definitiva y entrar en estudio.

2018 fue un año intenso para Osezno, con más de 20 conciertos, gira con los británicos Feed The Rhino y reedición del disco por parte de Rock Estatal incluidos. Con el concierto del viernes comienza vuestra temporada de 2019. ¿Cómo se presenta este año? Tengo entendido que ya está en camino el relevo para vuestro disco homónimo…
Todo eso que comentas es cierto, desde febrero de 2017 hasta verano de 2018 ha sido un periodo de tiempo muy intenso, donde hemos aprendido y disfrutado mucho… Han sido en total más de 60 fechas que nos ha dado la posibilidad de visitar ciudades de España que hace 3 años ni nos hubiéramos planteado conocer. En realidad, la acogida que tuvo el disco fue muy buena tanto en medios como público y bandas que nos empezaron a llamar para hacer cosas con ellos. Nos pilló un poco por sorpresa, no porque no confiáramos en el proyecto sino porque en realidad no teníamos grandes pretensiones. Hemos ido alimentado a la bestia según venían los acontecimientos.
Este viernes, como bien dices, arrancamos 2019 y la nueva gira. El EP nuevo ya está listo para salir el día 1 de marzo, como lanzamiento oficial, y puedo adelantarte que se llamara ‘La Bestia’. Estamos cerrando fechas para presentarlo fuera de Murcia, pero tenemos muchas ganas de compartir escenario con Virgen y Ella La Rabia el viernes en la Sala Spectrum y de ver a todo el mundo por allí…

No sois unos zagales precisamente y en estos últimos tiempos se os ha visto participando en diversos concursos de bandas, ganando en varias ocasiones además. Desde mi punto de vista, llegados a un determinado punto de la trayectoria de una banda, con un calendario de conciertos medianamente ocupado, hay que tener muchas ganas de tocar sin parar para embarcarse en estas historias…
En Osezno existe un equilibrio respecto al tema de la edad que desde mi punto de vista es bastante interesante… Abel (guitarra) y yo, que somos más veteranos y estamos más curtidos en estas lides, intentamos aportar experiencia y constancia, mientras que Darío (bajo) y Víctor (batería) rondan los 25 y aportan ese punto de frescura y vitalidad que nos hace mucho bien.
Respecto a los concursos de bandas, fue una decisión que tomamos al inicio de la banda, como manera de curtirnos en el escenario y, cómo no, intentar conseguir algo más de notoriedad e ingresos extra para poder llevar a cabo el proyecto. En realidad ahora solo estamos por la labor de participar en aquellos que nos puedan aportar algo interesante y desde luego, que no dependan de ir mendigando votos por las redes sociales… salvo que sea estrictamente necesario y beneficioso para la banda.

En lo que a música se refiere, el metal es uno de los grandes olvidados en la prensa, sobre todo en los medios generalistas, pero también en los medios pequeños e independientes de corte ecléctico (nosotros asumimos nuestra parte de culpa). ¿Son necesarios hoy más que nunca, con la sobredosis de información y la inercia de las tendencias, los medios especializados en estilos como el vuestro? Quiero aprovechar este espacio para destacar y alabar la labor de los compañeros de Rock Culture en concreto, pero tengo la sensación de que en general Osezno ha recibido bastante apoyo desde estos. ¿Estoy en lo cierto?
El metal no está de moda y eso es una realidad… Es un tema complicado. Desde luego en medios generalistas nos podemos ir olvidando, pero sí que es cierto que hay pequeños bastiones repartidos por todo el país que intentan hacer lo que está en su mano para apoyar a las bandas simplemente porque les mueve la pasión por los sonidos no comerciales. A todos ellos siempre mil millones de gracias… Lo cierto es que uno de ellos es Rock Culture, la pasión y la dedicación que le pone Alfonso está fuera de toda duda y le estamos eternamente agradecidos por la difusión y el cariño con el que ha tratado a la banda, sobre todo desde la primera vez que nos vio en directo. Le respetamos y queremos profundamente, puede contar con nosotros para lo que le haga falta.

Lo de las etiquetas me da cada vez más pereza, así que no voy a entrar a desglosar la lista de las que os han adjudicado, pero sí creo que se puede establecer la década de los 90 como un eje alrededor del que gira principalmente vuestra música, aunque no exclusivamente. ¿Lo veis así vosotros? No tenéis miedo a que, en estos tiempos de querer petarlo todo el rato con la novedad, os acusen de anticuados, ¿verdad?
El tema de las etiquetas es lo de siempre… En nuestro caso, y medio de cachondeo, en una entrevista acuñamos nuestra propia etiqueta, Rockn´Core, y de manera divertida han sido muchos los medios que se han hecho eco de ella. Los 90 son importantes para nosotros, es indudable. Ya peinamos canas y nos desarrollamos musicalmente en esa década, tomando como punto de partida el sonido Seattle, pasando por el hardcore, como bien sabes (menudas veladas las de Cores & Danzas), hasta el metal y, por qué no, incluso el nu-metal o bandas de fusión como Faith No More. No digo que todo eso se vea plasmado en Osezno, pero sí que de alguna manera esta ahí a la hora de componer y hacer nuevos temas.
Respecto a lo de parecer anticuados no nos preocupa en absoluto, hacemos la música que nos sale de la tripas y cuando esto deje de ocurrir, pues sencillamente desapareceremos…

Nos vemos el viernes, ¿algo que añadir al respecto?
Darte las gracias por contar con nosotros para esta entrevista. Reiterar las ganas que tenemos de presentar los temas nuevos en Murcia y que nos haría mucha ilusión ver a la gente que hace mucho tiempo que no veo en la sala. Tenemos la ametralladora con la munición a rebosar y sabemos que nuestro directo no va a dejar indiferente a nadie.

Foto: Vic Soriano

[planosecuencia-5] Fino Oyonarte- ‘La deriva’

Durante el pasado Lemon Pop 2018, Fino Oyonarte pasó por el escenario sin apenas hacer ruido, en trío y de forma discreta. En una tarde aún veraniega de Murcia, nos dejó uno de los mejores conciertos del año en la ciudad. Interpretó las canciones de un disco en solitario muy especial, cuya publicación ha resultado una grata sorpresa para los que sobrevolamos a menudo sonidos más íntimos cuyo ruido más acusado no es el de los instrumentos, sino el de las experiencias que componen las canciones.

El próximo 2 de marzo vuelve a Murcia, a La Yesería, dentro de la programación de Microsonidos.

Javier Arnedo presenta ‘Pasajes’


¿Aún no les has dado al play? ¿A qué esperas? Baja hasta el final de este post y pínchale. ¿Ya? Bien, hablemos de Javier Arnedo…

Desde que presentara en directo su disco debut a finales del año pasado, Javier Arnedo ha ido desgranándolo en diversos medios y hoy toca presentar aquí ‘Pasajes’, noveno y penúltimo corte del disco y sexta canción que el guitarrista murciano da a conocer de este álbum titulado ‘La Grulla’. Un disco ideado con “la intención de contar con una sola guitarra la morfología de unas entrañas que bien podrían ser las nuestras”, un trabajo instrumental (salvo alguna cosa) y acústico en el que convergen el fingerpicking y estilos como el folk, la samba o el flamenco y en el que, según el propio autor, “vas a encontrar guitarras áridas, repetitivas y percutivas”. Podríamos hablar de un disco en solitario, pero no sería del todo exacto, pues aquí el apartado gráfico adquiere un protagonismo especial a través de las ilustraciones originales del artista Mellado, también murciano, realizadas mano a mano con el compositor y que acompañan a cada una de las canciones de ‘La Grulla’.

«La soledad lleva consigo la semilla de la locura, aunque te hayas acostumbrado a vivir con ella.» Angelica Liddel

‘Pasajes’, cuya ilustración podéis ver encabezando esta entrada, es un corte de más de 10 minutos y el único tema del disco en el que Arnedo incorpora voces, “para arrojar algo de luz a una guitarra que no sabe muy bien dónde va”, y su autor la describe así: “¿Está loco el pastor, el único que observa por costumbre y no por necesidad? Vivir acorralados por la necesidad de comunicar, poder morir ahogados en la balsa de la locura. Locura remansada como el desecho ripario, fría como el silencio. Camino por un pasillo infinito lleno de puertas y tras ellas solo estoy yo, a oscuras. Traqueo y no me contesto. Entre puerta y puerta un pasaje, una pregunta que frenéticamente –mientras camino– toco”.

La lista maldita de fin de año

No tenemos por aquí costumbre de hacer listas de mejores del año para culminar el mismo, nunca hemos hecho una lista en estos términos ni tenemos especial interés por las mismas, así que este año tampoco habíamos preparado un listado conjunto de nuestros discos favoritos de la temporada. Pero desde la trinchera, nuestro último fichaje, al que nos gusta llamar Pequeño Llobregat (J.L. Llobregat), viene dándonos un poco la turra en los últimos días mandándonos enlaces a algunas de estas listas, de medios no especialmente conocidos, que se alejan de lo convencional. Así que le dijimos que, si se aburría, hiciera su propia lista y esto que podéis ver a continuación es lo que mandó. Eso sí, como a nosotros nos gusta, desordenado, todo mezclado y un número aleatorio.

Mark Renner_”few traces”…
Sons of Kemet_”your queen is a reptile”…
Daughters_”you won’t get what you want”…
Constant Mongrel_”living in excellence”…
The Shifters_”have a cunning plan”…
Nocturnal Projections_”complete studio recordings”…
Rata Negra_”justicia cósmica”…
Lithics_”mating surfaces”…
The Ex_”27 passports”…
Tim & The Boys_”growing”…
Ovlov_”tru”…
D.U.D.S._”immediate”…
Salad Boys_”this is glue”…
Emma Ruth Rundle_”on dark horse”…
Amaya Laucirica_”ritual”…
Borzoi_”a prayer for war”…
Exhalants_”exhalants”

Aunque hemos escuchado algunos de estos discos y también nos gustan, no le garantizamos que vayamos a escuchar el resto, que son unos cuantos.

Imagen: SYNTH

T&L 94 – ‘Caravaca Power Mods’

Se puede decir que en Caravaca está el origen de este programa; junto a la forma de entender esto de la radio y la música, es el nexo de unión que dio lugar a esta serie de reuniones alrededor de unos micrófonos en la que llevamos ya enfrascados algo más de seis años. Por eso, cuando José Esteban nos propuso participar en la primera edición del festival Caravaca Power Pop, no dudamos en sumarnos a esta nueva aventura. El pasado 13 de octubre estuvimos en el Museo Carrilero, con el apoyo de Domingo NoSurf, presentando el libro ‘Mods. El estilo y la estética de los mods originales’, escrito por Dani Llabrés e ilustrado magistralmente por Tete Navarro. Allí entrevistamos además a sus autores, a Tete Navarro presencialmente y a Dani Llabrés a través de videoconferencia desde Medellín. Una amena sesión matutina que sirvió de apertura para una estupenda jornada de festival. Esperamos repetir.

Mandanga #35: un programa antes conocido como Hey Hey, My My

 

Nadie me echaba de menos, pero he vuelto… más o menos por donde lo dejé hace ocho meses, aunque con nueva denominación, como podéis ver en el título de este post. En esta nueva etapa voy a intentar contar con invitados en los programas, ya sea en persona o a través de llamadas, aunque me cueste no ya grabar en falso directo, sino grabarlo a cachos. Como buen primer intento de una producción casera de punk y lo que surja y además lo-fi (qué bonita excusa para lo cutre), el sonido es muy mejorable y ya dirá el tiempo si consigo que mejore en el futuro. Yo no apostaría mucho a mi favor… Para este estreno he contado con mi viejo amigo Guelo (en la foto), hoy en día componente de bandas como Nitropollo o Culandra, desde Madrid y además he estrenado una nueva sección llamada ‘¿Qué estará escuchando el Pequeño Llobregat?’**, en la que llamo al compadre José Lorca Llobregat para que me cuente justo eso, lo que está escuchando en ese momento. Y nada, poco más que añadir… bueno, sí, ¡ES-PA-ÑA!

The 13th Floor Elevators – Splash 1 (Now I’m Home)
Sabotaje – España
Nitropollo – Pollo Song
Culandra – Fuck Human Race
Nitropollo – No Más
Oingo Boingo – Just Another Day
Constant Mongrel – Anna’s Bickies **
Dead Hero – Pelear para vivir
Sticky Lovers – Ella se marchó
Wipe Out Skaters – I’ve Got My Own Life

10 canciones de Los Chichos que me gustaría escuchar en la Sala REM

Aunque a mí por aquel entonces me dio por buscar otros caminos, también alternativos, realmente lo que pegaba fuerte en mi barrio en los 90, durante mi adolescencia, era Camela, a los que se escuchaba con orgullo y devoción, aunque haya algún gurú despistado por ahí afirmando que era algo que nadie reconocía. No obstante, el gusto por la rumba ya me había quedado inculcado años atrás, gracias a los conjuntos de los 70 y los 80 y la afición por este género de diversos miembros de mi familia. No fueron pocas las horas de viaje en coche hacia el Campo de Cartagena escuchando cintas de grupos como Los Chunguitos, Los Choqueros, Rumba 3, Los Calis o Bordón 4. Quizás sea cosa de mi imaginación, pero me vienen a la cabeza imágenes de mí mismo escuchando rumbas en los 80 en un ya destartalado Seat 124 o incluso en un 131 Supermirafiori. Supongo que por esto, cuando alguien me pregunta cuál es mi grupo favorito, disparatada cuestión casi imposible de contestar, suelo simplificar diciendo que Los Chichos, estandarte de aquella generación de bandas, porque sin duda está en mi top y porque, como dijo mi amigo Urisick (DEP), “los temas de Los Chichos entre los años 1974 y 1977 son GLORIOSOS todos ellos. Es una cosa clara y diáfana”. Hasta la mitad de los 80 añadiría yo, al menos en buena parte. Afortunadamente, como ocurre con otro de mis favoritos, Neil Young, aunque los hermanos González Gabarre, junto al malogrado Jeros, grabaron el grueso de sus mejores canciones hace mucho tiempo ya, tenemos la suerte más de 40 años después de poder seguir disfrutando de estas en directo. Son tan grandes que resisten el paso del tiempo intactas. Teniendo en cuenta que llevan ya unos años amagando con una separación que espero que, como ocurre con tantas otras anunciadas despedidas, alargue algunos años más su llegada, se presenta para mí como ineludible la ocasión de verlos en una sala como la murciana REM (completa el cartel de la noche La Húngara). ¿Qué más podría decir yo que no sepáis de una banda tan longeva y tan popular, que ha actuado hasta en el Primavera Sound y que después de 1991, aparte de multitud de recopilatorios, solo ha publicado un par de discos a principios de este siglo, pero ha girado prácticamente sin cesar? Pues nada, simplemente añadir una lista de canciones imprescindibles, que no son 10, en realidad son 23, y que no voy a explicar tampoco por qué lo son, pero me hacía ilusión escribir por primera vez un texto con un clickbait por titular. Nos vemos el sábado en la REM.

Estrenos T&L: Sticky Lovers, es menester

Como aquellos directores de cine que tienen actores o actrices fetiche, nunca he escondido mi predilección por ciertos personajes y artistas de mi entorno más cercano. Te hablo, en lo que a música se refiere, del hardcore de la Vega Baja, de Nueva Generación, de El Estudiante Larry o, evidentemente, de eso que por aquí conocemos como maikelismo… Te hablo de gente como Nino Malone (Reparto Negro, Cherry, Dos Chicles) o Marco Velasco (Evich Moan, Malatestas, MOTT). Así que cuando, como ocurre hoy, toca hablar de un nuevo proyecto con estos sujetos como protagonistas, el placer es aún mayor. Súmale a esto que hace ya un tiempo que andaba intentado que se reunieran Cherry and the clouds, el grupo que ambos formaron a principio de la década pasada junto a Raúl Carreño (sustituido un tiempo después por Triki de In the ears of children); tramando, presionando y mandando cada cierto tiempo mensajes instigadores hacia Alhabama de Murcia, sin que estos llegaran a fructificar en esta para mí ansiada reunión… hasta que, de forma inesperada, encontré un aliado con un empeño mayor si cabe, otro liante, cuando apareció en escena Luiggi García (Playmovil, Los Alambres, Garaje Florida) con la firme intención de montar una nueva banda con los susodichos. Sentado a la batería se convirtió en indispensable motor e impulsor de esta nueva aventura. Unos cuantos meses después, como todo buen fruto de las faldas de Sierra Espuña que se precie, podemos disfrutar del resultado: el EP de debut de STICKY LOVERS.

Portada de Rosa Tortosa.

T&L 93 – ‘Marcelo Criminal y el homenaje a Gloria Fuertes’

Bromeaba aquella tarde en Chiribiri: “Tímpanos y Luciérnagas somos víctimas del cambio generacional”. En realidad somos simplemente personas de nuestra edad y nuestro momento que, como cualquiera, trabajamos, criamos, preparamos oposiciones y ocupamos nuestro tiempo en diversos proyectos personales, que pueden ser musicales y periodísticos en nuestro caso, que no nos dan dinero, como este mismo, pero seguramente nos dan la vida. Así que dedicamos el tiempo que tenemos y que nos apetece a cada situación. Y así nos plantamos el pasado 15 de junio en Chiribiri, en su homenaje a Gloria Fuertes, cargados de cacharros, pero sin nada preparado para la ocasión, dispuestos a improvisar, que cada vez se nos da mejor… o eso creemos. Con Romu López a los mandos técnicos, como siempre, Ana Andújar hizo un rápido pero intenso interrogatorio al grupo de artistas que había participado en el homenaje/exposición. Luego tomé el relevo para hacer lo propio con Marcelo Criminal y hablar de beefs, de formatos, de inmediatez y redes sociales, de haters y de otros asuntos diversos, antes de dar paso a la actuación del propio Marcelo. Repasó las canciones de su disco, ‘(Acepta su cruz)’, estrenó alguna nueva, tocó varias de las versiones que podemos escuchar en sus distintas redes sociales, puso música y cantó poemas de la homenajeada y hasta se atrevió a recitar alguno de cosecha propia, respaldado simplemente por su guitarra eléctrica o su ukelele y unas bases lanzadas desde su portátil. En alguna ocasión solo con estas últimas, micrófono en mano, como una especie de crooner electropop. Y si no estuviste allí, por tu afición al fútbol o por cualquier otra razón, siempre te quedará el podcast, que hoy te traemos aquí.

Imagen: Sergio Legaz