Dilemas melómanos – Los Supersuckers y el cartel de Ramón

Hace algunas semanas, durante el sofocante retorno a la ciudad de Murcia después de un refrescante paréntesis playero, los más observadores en materia musical pudieron tomar nota de algo curioso. Las calles estaban empapeladas de carteles sobre algo que a primera vista parecía interesante: una foto de concierto en tonos negros y rojizos, tomada como en contrapicado y dejando a la vista los tatuajes del “artista” en cuestión. El truco funcionaba, porque uno, de vocación rockera, se quedaba mirando al instante: ¿Eran Social Distortion? ¿Quizá aquellos Lords Of Altamont que alguna vez lo petaron en Cartagena? ¿Un buen concierto de rock de verdad programado en la Feria de Murcia? Pues no, ni un pájaro ni un avión, era el puto Melendi bañado en una cutre capa de rock, jugando al engaño en que está basada su carrera, fotografíado sin que apenas se apreciase el ridículo alisado japonés que sustituyó a las rastas y que precederá a cualquier giro de imagen y estilo musical que dicten sus asesores. El bueno de Ramón, el equivalente musical a la expresión popular “oro del que cagó el moro”.


Aunque lo parezca, este artículo no va sobre este inclasificable, para mal, representante del mainstream patrio. Bueno, un poco sí, porque es de esos tipos a los que me imagino (así tengo la cabeza yo) charlando sobre ese rock´n roll que predica con gente como, por ejemplo, Nick Cave (malhumorado por excelencia) o el propio Eddie “Supersucker” Spaghetti, que es donde quería yo llegar con toda esta introducción. Hace poco leí, que encontrarse con este último en la barra de un bar de sopetón tiene algo de imponente. Fantaseo, por tanto, con Eddie quitándose el gorro de cowboy con cara de resignación y diciéndole al bueno de Ramón Melendi: “¿No ves que no? No basta con hacer el imbécil en un avión, porros fuma todo el mundo y eso es de hippies, deja al rock tranquilo que luego te persiguen, te rodean con los coches como te ha pasado en la A1”.

Niños, jóvenes y adultos, no os confundáis, si queréis que os pateen bien el culo, un buen concierto con riffs incendiarios, voces ahumadas y olor a gasolina quemada tenéis una opción ganadora este miércoles 24 de septiembre en Murcia. Tenéis que ir a ver a los Supersuckers, insensatos. Los más puristas me recordarán que no todo es fuego en esta banda tan rodada, que también tienen su parte más “blanda” con esa faceta country que a algunos les costó un poco digerir en los noventa y que ha sido parte importante de su carrera. A mí personalmente me gustan sus devaneos a ritmo de western casi tanto como sus ráfagas de distorsión. En definitiva, aquí nos gusta hablar de música que nos suene a verdad, sea cual sea el género que practiquen, que vayan hasta el fondo con él. Después de una veintena de LP’s, otros tantos singles y EP’s, miles de kilómetros a sus espaldas, sonadas colaboraciones y una nueva colección de canciones bajo el brazo, los “Supermamones” se merecen nuestro respeto y un brindis con el mejor bourbon, aunque no me guste demasiado ese licor. La sala Garaje Beat los trae a Murcia dentro de una generosa gira española en la que presentan su flamante ‘Get The Hell’. Aquí siempre han gustado estos canallas…

 

SUPERSUCKERS + LA CRIPTA

GARAJE BEAT CLUB (MURCIA)

MIÉRCOLES 24 DE SEPTIEMBRE 21:00 H 

ANTICIPADA 15€ / TAQUILLA 18€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>