CRLM Office

Una web de Alfonso Zaplana Pérez.

Cemënteri: punk rock, coca amb tonyina i mala llet

Ya he hablado alguna vez de Cemënteri por aquí, grupo de Alicante en el que toca la batería últimamente el compadre Guille (ex El eje del mal): “punk rock hardcore desde la terreta, coca amb tonyina i mala llet”. En los últimos dos años y medio han publicado varios singles y eps y para mayo tienen previsto lanzar su primer largo, un 12″ con 10 canciones y esta portada tan brutal realizada por Realmente Bravo.
 
El segundo adelanto que nos han dejado escuchar del disco se titula ‘Kurtinaitis’, lo estrenó recientemente IDIOTEQ y suena así:

 


 

Para escuchar el resto habrá que esperar un poco más, pero ya os digo yo que si os molan grupos como Fugazi, Shellac, Big Black, Unwound o Drive Like Jehu, e incluso The Jesus Lizard, Unsane o Melvins, lo más normal es que os gusten Cemënteri.
 
Por cierto, ¿sabéis que AC Green jugó 1192 partidos seguidos? Ellos sí y quizás por eso yo haya compartido esto…

 

2019 en diferido en forma de simulación. Parte 3

Y aquí está la tercera y última entrega de esta lista en diferido de discos de grupos que no conocía antes de Navidad o al menos no había prestado atención a sus últimos trabajos. Ocho nuevos discos para un total de 28, unidos a los de la Parte 1 y la Parte 2. Que los disfrutéis.

 

PLATAFORMA ‘LA EQUITATIVA’ (HUMO INTERNACIONAL)
El sello ovetense Humo, que por aquí siempre tenemos de referencia por ser la casa de bandas como Fasenuova, La URSS, Fiera, Balcanes, Mohama Saz, Cuchillo de Fuego y desde hace poco también de Pablo Und Destruktion, culminaba el año pasado con la edición del EP de debut de Plataforma en formato cassette. Un poco de post punk, oscuridad y atmósferas industriales desde Barcelona, con su justa dosis de melancolía y épica bien entendida.

 

 

GOLDEN DAZE ‘SIMPATICO’ (AUTUMN TONE RECORDS)
Ben Schwab y Jacob Loeb son Golden Daze, dos cantautores llegados desde el Medio Oeste unidos en Los Angeles para crear obras tan exquisitas como este ‘Simpatico’, su segundo álbum. Piensa en Fleet Foxes o en Death Cab for Cutie, algo entre el dream pop y el folk pop con elementos psicodélicos y encontrarás a Golden Daze.

 

 

WESTKUST ‘WESTKUST’ (RUN FOR COVER RECORDS)
Es probable que al escuchar a los suecos Westkust te suenen a algo que ya has escuchado más de una vez, noise pop de toda la vida… pero qué más dará eso cuando empieza a sonar ‘Swebeach’, el primer corte de este disco homónimo, y te quedas atrapado con la voz de su vocalista, Julia Bjernelind, arropada por un muro de guitarras shoegazer.

 

 

ROSE CITY BAND ‘ROSE CITY BAND’ (THRILL JOCKEY RECORDS)
Ya hemos podido escuchar un primer adelanto del nuevo disco de Rose City Band, a la venta en un par de meses, pero no viene mal echar un poco la vista atrás y recrearse en la escucha de su disco debut y en la visión cósmica y psicodélica del country que ofrece esta nueva aventura de Ripley Johnson, líder de Wooden Shjips y 50% de Moon Duo. Un proyecto creado sin expectativas previas y con libertad para experimentar con la instrumentación y los arreglos, que como suele ocurrir en estos casos, ha dado un resultado maravilloso.

 

 

GHOST NUMBER ‘DIRT & OTHER SPELLS’
Un poco de voodoo/roots/western swing a cargo de la banda donostiarra antes conocida como Ghost Number & His Tipsy Gypsies, que en este segundo álbum autoeditado mezcla con naturalidad y destreza los sonidos de raíz de la música norteamericana, toques de corte más tropical como la cumbia o el calypso e influencias de las músicas del este de Europa.

 

 

MATERIAL ‘LEATHER’
Material son de Vancouver, Canadá y este es su primer largo autoeditado, tras estrenarse en 2018 con una cassette. Te podría decir que hacen punk rock melódico con teclados, podría estirarlo un poco y decir que recuerdan a algunas bandas de emocore de los 90 por momentos, pero en realidad, no sé por qué, lo primero que me viene a la cabeza al escucharlos es que suenan como si Counting Crows molaran.

 

 

LARMA ‘LARMA’ (BEACH IMPEDIMENT RECORDS)
“Hardcore Punk and not much else since 2011″ es el eslógan de Beach Impediment Records, sello estadounidense con sede en Richmond, Virginia, responsable de la publicación de las ediciones en su país de bandas como los colombianos Muro, los franceses Condor o los protagonistas de esta recomendación, los suecos Larma. Este es su debut, un disco de kängpunk (o d-beat) con un sonido puramente “sueco-puro-de-oliva”, compuesto por 11 cortes interpretados de principio a fin como si no hubiera mañana.

 

 

UBIK ‘NEXT PHASE’ (IRON LUNG RECORDS)
John Wayne es un vaquero y está en Twitter, o eso dicen (y su cantante se desgañita haciéndolo) para abrir este MLP las australianas Ubik, que toman su nombre de la novela de Phillip K. Dick, un clásico de la literatura de ciencia ficción. De sí mismas dicen que el punk 77, el anarcopunk, la pesadilla distópica australiana en la que viven y una pizca de Cronenburg (sic) se unieron para crear su estilo jovial y pegadizo.

 

2019 en diferido en forma de simulación. Parte 2

Aquí va la segunda entrega de esta lista de discos de grupos que no conocía antes de Navidad o al menos no había prestado atención a sus últimos trabajos. Si no sabes de que va esto, pincha aquí antes de comenzar a leer lo que viene debajo de la foto de El Puto Amo.

 

 

DHIDALAH ‘THRESHOLD’ (GURUGURU BRAIN)
Primer larga duración de este trío japonés. Cuatro canciones y 35 minutos de space rock, krautrock, stoner-doom y rock psicodélico, todo bien pesado e intenso. El nombre de la banda viene de la leyenda japonesa de los Dioses Gigantes, conocidos como los creadores de montañas, lagos e islas y de este disco han dicho que trata sobre la evolución de la raza humana y el comienzo del universo. Con estos datos ya podréis entender que les gusta dejarse llevar…

 


 

FATAMORGANA ‘TERRA ALTA’ (LA VIDA ES UN MUS)
La Fata Morgana es un efecto óptico por el que objetos que se encuentran en el horizonte adquieren una apariencia alargada y elevada, como si de ciudades flotantes se tratara en el caso del mar. Casualmente hace unos días este fenómeno se pudo ver en Barcelona, ciudad en la que viven Patrycja Proniewska, también vocalista de Belgrado, y Louis Harding, los componentes de esta banda que toma el nombre del mismo y que se estrena en larga duración con este ‘Terra Alta’, publicado por La Vida es un mus. Un disco de synthpop sosegado, gélido y minimalista que consigue atrapar desde la sencillez.

 


 

BRAIN TOURNIQUET ‘BRAIN TOURNIQUET’ (PAINKILLER RECORDS)
El nombre del grupo y la portada de este 7″ no podrían ser más explícitos. Hardcore extremo desde Washington DC para amantes del powerviolence y el grindcore, con algún ramalazo sludge. 10 canciones en menos de 10 minutos (y porque hay un tema de tres minutos y otro de dos). Grupos como No Comment, Crossed Out, Capitalist Casualties o Infest pueden servir de referencia.

 


 

CONTROL TOP ‘COVERT CONTRACTS’ (GET BETTER RECORDS)
Frenético y retorcido, así es el post punk que ofrece este trío de Philadelphia liderado por la bajista y vocalista Ali Carter. Después de una demo publicada en cassette en 2016, Carter rehízo la banda con la incorporación a la guitarra de Al Creedon (productor de la demo) y de Alex Lichtenauer a la batería, para estrenarse en larga duración con este ‘Cover Contracts’ a través del sello de su ciudad Get Better Records, en el que también han publicado bandas como Sheer Mag, Dyke Drama o Potty Mouth.

 


 

HANK WOOD AND THE HAMMERHEADS ‘HEADS’ (TOXIC STATE RECORDS)
En unos días tendremos girando por la península a esta maravilla del garage-punk desde New York City. El sonido de Hank Wood and the Hammerheads es sucio y a la vez sorprendentemente fresco, algo pegadizo que te hace vibrar en cada impulso. Vienen haciendo gala de ello desde hace ya unos cuantos años, con hasta cuatro discos largos a sus espaldas, aunque su edición más reciente es esta escueta “2-song cassingle”, publicada a principios de 2019 precisamente para vender durante una gira y ya agotada en su versión física.

 


 

OUTER SPACE ‘INTO THE UNKNOWN’ (251 PROMOCIÓ CULTURAL)
Pulsar el play en este segundo álbum de Outer Space es como embarcarse en un viaje cinematográfico lleno de groove, que te lleva mentalmente hacia un mundo de clásicos de ciencia ficción y de películas de James Bond. La música instrumental (salvo una pequeña concesión) de este septeto barcelonés, catalogada como “afrospace” y en el que los vientos toman un protagonismo vital, bebe de la influencia del ethiojazz, el afrobeat y las músicas afroamericanas en general, como ellos mismos afirman, con notable gusto por el legado de figuras como Mulatu Astatke o Fela Kuti.

 


 

GONZO ‘DO IT BETTER AGAIN’ (ANTI FADE RECORDS)
“Gonzo aren’t punk, indie, shoegaze, psych, whatever. Gonzo are a rock band. And a real one”. Y te recordarán a bandas clásicas como Gang of Four, Devo, The Saints o Easybeats, hermanándose con bandas actuales como Eddy Current Suppression Ring o Uranium Club. Una nueva muestra de la buena salud de la escena underground australiana, para cuya comprobación no es preciso ni salirse del catálogo de Anti Fade Records, responsable de la publicación de este disco, en el que encontramos a bandas como Civic, Ausmuteants, Parsnip, Alien Nosejob o Constant Mongrel, que nuestro gurú Pepe Llobregat recomienda constantemente con fervor.

 


 

clipping. ‘THERE EXISTED AN ADDICTION TO BLOOD’ (SUB POP)
Tercer álbum publicado a través de Sub Pop de este grupo de rap de Los Ángeles, formado por Daveed Diggs en las voces y William Hutson y Jonathan Snipes en la producción. Esto es un hip hop experimental, una especie de transmutación del horrorcore, un subgénero intencionalmente absurdo y de contenido lírico basado en el horror, cuyo origen encontramos a mediados de los 90. Un disco intenso, extraño e inquietante, desde el propio sonido hasta el mismo título y la portada.

 


 

SUSS ‘HIGH LINE’ (NORTHERN SPY RECORDS)
SUSS es un quinteto de country ambiental afincado en la ciudad de Nueva York y este es su segundo LP, con un 7″ intermedio entre ambos discos largos. Combinando mandolina, guitarra barítono, pedal steel, violín, armónica, dobro, teclados y loops abren una nueva vía sonora, una nueva mirada hacia el horizonte en el Oeste americano, siguiendo el legado de Ry Cooder, en un saco en el que también podríamos meter a Boards of Canada o las bandas sonoras de Warren Ellis y Nick Cave. Entre lo cósmico y lo ambiental, enormemente apropiado para los momentos de introspección en cualquier caso.

 


 

PREENING ‘GANG LAUGHTER’ (DIGITAL REGRESS)
Trío de Oakland, California, formado por Max Nordile (saxofón y voz), Alejandra Alcala (bajo y voz) y Sam Lefebvre (batería), que tras varias demos y eps publicados en los dos años previos, se estrenan en larga duración con este disco. Es básicamente punk, pero con la particularidad de que no hay guitarras y hay un saxofón acaparando protagonismo en su lugar. También podríamos hablar de no wave, pero con la costa cambiada. Podemos mencionar además el funk, el post punk o el free jazz, pero en realidad no se podría explicar como suenan Preening mejor que lo hizo Layla Gibbon en Maximum Rocknroll: “Este tipo de sonido podría ser un castigo, pero en cambio es un placer”.

 


 

2019 en diferido en forma de simulación. Parte 1

En 2019 (y en lo que llevamos de 2020) me he terminado de enganchar definitivamente a la NBA. Sin llegar a ser algo exagerado, he visto más series que nunca. Incluso sigo de forma continuada una buena cantidad de podcasts, entre los que os recomendaría especialmente Aquí hay dragones (con Javier Cansado, Rodrigo Cortés, Juan Gómez Jurado y Arturo González Campos en Podium Podcast), Cambiando de tercio (con Miguel Iríbar en Phi Beta Lambda Podcast) y Vivalanumeración (con Edi Pou en Radio Primavera Sound). Pero, a cambio, también puede que este año pasado haya sido en el que menos discos he escuchado en mucho tiempo. A ver, que tampoco es que hayan sido pocos, he disfrutado mucho de lo publicado en estos últimos meses por bandas como Yawners, Airbag, Los Estanques, Cromo, Crudo Pimento, Río Arga, Ugatz, Espiricom, Los Jambos, Colectivo Da Silva, Neutrals, Rata Negra, Nueva Generación, Mick Trouble, Lorena Álvarez, Weak o Melenas y han pasado repetidamente por mis distintos reproductores. No obstante, si ya de partida lo de hacer una lista de mejores del año me parece una idea complicada, porque no tengo superpoderes, y poco llamativa, tampoco hubiera sido capaz realmente de hacer una de forma honesta. Así que, aprovechando las vacaciones navideñas, se me ocurrió hacer una intensiva puesta al día y sacando el FUA, entre algunas listas que me iban pasando y recomendaciones varias, acabé haciendo un listado de más de 120 discos publicados durante 2019 (o finales de 2018) a priori interesantes de grupos que no conocía hasta entonces o al menos no había prestado atención a sus últimos trabajos. De estos he hecho una selección definitiva para recomendar aquí en varias entregas. Aquí va la primera.

 
 

ANXIOUS LIVING ‘S/T’ (PISSED OFF!! RECORDS)
Primer y último trabajo de este trío formado para la ocasión por la estadounidense Kathleen Thornton (Constant Insult) y los singapurenses Izzad Radzali Shah (Laga) y Azril (Abrasion, Lubricant), publicado originalmente en cassette por el sello malasio Pissed Off!! Records, responsable de la edición en este formato de trabajos de bandas como los colombianos Muro y Dead Hero, los franceses Syndrome 81 y Youth Avoiders, los canadienses S.H.I.T, los italianos Idiota Civilizzato o los barceloneses Lux. Punk/post punk en la onda de Mission of Burma, Misfits o Wipers, de los que incluyen una versión de ‘Wait a minute’ para cerrar este EP de 5 canciones.

 


 
 

CHRONOPHAGE ‘PROLOG FOR TOMORROW’ (CLETA PATRA RECORDS)
Este disco se publicó realmente el 28 de diciembre de 2018, pero realmente eso es lo de menos en esta lista. Banda de Austin, Texas (o las tomas o las dejas) con un sonido entre el indie lo-fi y el punk, tan crudo y destartalado como adictivo, al que comparan con Television Personalities o los primeros Pavement. Después de varios trabajos autoeditados, se estrenan en formato a través de Cleta Patra Records, sello de Minneapolis.

 

 
 

VIOLENCIA ‘VIOLENCIA’ (CRYSTAL MINE)
Doble descubrimiento, esta banda de Tijuana, México, y el sello burgalés Crystal Mine, creado para promover el intercambio de música bajo la filosofía del anticopyright, que publica en formato cassette desde conciertos para plantas y música electrónica y experimental de distinta calaña hasta esta joya del powerviolence. En la cinta encontramos recopilados los dos trabajos publicados por la banda entre 2018 y 2019, ‘El odio me hizo hacerlo’ y el split con los angelinos Depraved. 17 canciones en apenas 15 minutos.

 

 
 

OLDEN YOLK ‘LIVING THEATRE’ (TROUBLE IN MIND RECORDS)
Viene bien revisar de vez en cuando las referencias publicadas por Trouble in Mind Records, porque el sello de Chicago acoge bandas tan estupendas como este dúo neoyorquino formado por Shane Butler y Caity Shaffer. Hace tiempo que ando bastante perdido en esto de las etiquetas, pero he leído descripciones sobre Olden Yolk que hablan de folk abstracto, folk de raíz psicodélica, psych pop o pop onírico. Supongo que se podría resumir simplemente como folk pop. Como curiosidad, toman el título de este álbum de un movimiento teatral experimental creado en Nueva York en los años 40 en el que los actores rompieron con la tradición al crear una experiencia de expresión comunitaria en el que buscaban la implicación de los espectadores.

 

 
 

SUNWATCHERS ‘ILLEGAL MOVES’ (TROUBLE IN MIND RECORDS)
Otra banda de Nueva York bajo la etiqueta Trouble in Mind, que nos ofrece en este caso una suerte de rock instrumental, evocador y experimental, a medio camino entre el free jazz y el noise rock, en este su tercer álbum. La portada de este disco, una ilustración de Scott Lenhardt al estilo de los trabajos de Mort Drucker para la revista Mad, es el remate a la propuesta catártica y revolucionaria de la banda, mostrando a un Kool-Aid Man (la mascota de una marca de bebidas) sublevado aplastando al Tío Sam mientras observan Margaret Thatcher, Richard Nixon o Mel Gibson, entre otros.

 

 
 

MAUSOLEO ‘EXTRAÑO’ (POLZE DE LA MORT / DISCODROME RECORDS)
Desde Valencia, un poco de devotional punk. O dicho de forma más sencilla, un poco de dark wave. O más sencillo  todavía, post punk, aunque se declaren insumisos de esta etiqueta. “Su sonido retro y las oscuras maneras de las que hacen gala conectan directamente con los ochenta de Golpes Bajos, Desechables, Décima Víctima, Parálisis Permanente o incluso Los Burros. Y curiosamente, con todo este montón de deudas echadas a las espaldas, Mausoleo suenan actuales”, copio y pego de alguna hoja promocional. Este EP de cuatro temas es su segunda referencia tras una demo y está editado en cinta por Polze de la Mort y Discodrome Records.

 

 
 

LOSS LEADER ‘S/T’ (LA AGONÍA DE VIVIR)
A Loss Leader debería haberlos conocido antes, eso es así. Porque son de Madrid, hacen emocore noventero, comparten componentes con bandas como Weak o Wild Animals y además este disco, su debut, lo publicó en diciembre de 2018 junto a otros sellos La Agonía de Vivir, que es mi mayor proveedor de discos en la actualidad. A cambio de este tipo de despistes he podido ver los playoffs de dos temporadas de la NBA completamente en diferido sin comerme casi ningún spoiler. Así que todo bien, al final cada cosa llega a su sitio y los acabé descubriendo de rebote gracias a un hilo en Facebook en los que se recomendaban grupos de por aquí que molaran y se salieran del mal llamado indie español actual y el sonido festipack. Como suele pasar un tiempo entre que guardo en la lista de pendientes ciertos grupos y la escucha efectiva de los mismos, cuando me puse a ello tardé un rato en caer en la cuenta de que lo que estaba escuchando era un grupo estatal y lo fui flipando un poco al ir descubriendo todos los datos comentados un poco más arriba.

 

 
 

LITTLE SIMZ ‘GREY AREA’ (AGE 101 MUSIC)
Little Simz es el alias de la rapera y actriz londinense Simbiatu Abisola Abiola Ajikawo. Bajo su propio sello independiente, Age 101 Music, ha publicado múltiples mixtapes y EPs y tres álbumes en los últimos 10 años (acaba de cumplir 26 años). ‘Grey Area’, su disco más reciente, producido por Inflo, es un disco de corte más bien clásico que, como he leído por ahí, “nada a contracorriente en los tiempos del trap” y además, gracias a él, ha sido nominada para los Mercury Prize y los premios IMPALA, pero ya sabéis que esto es lo de menos…

 

 
 

GONG GONG GONG 工工工 ‘PHANTOM RHYTHM 幽靈節奏’ (WHARF CAT RECORDS)
Gong Gong Gong 工工工 es un dúo afincado en Pekín y una combinación de lo más improbable. Solo guitarra y bajo. Tom Ng es hongkonés, toca las seis cuerdas y canta en cantonés. Joshua Frank nació en Canadá, aunque ha vivido durante varias temporadas en Pekín desde su niñez, es el encargado del bajo y de traducir al inglés las letras de su compañero. Juntos, a pesar de todo lo dicho, suenan más bien como una mezcla de drone music y desert blues del noroeste africano con un pizca de Bo Diddley.

 

 
 

CY DUNE ‘DESERT’ (LIGHTNING RECORDS)
Cy Dune es el seudónimo artístico de Seth Olinsky, guitarrista, vocalista y compositor de Akron/Family, en su carrera en solitario. En este trabajo, ‘Desert’, presenta una primera serie de archivo de canciones de blues experimental recopiladas de diferentes experimentos y grabaciones realizadas inicialmente en los últimos años entre Tucson, Arizona y el desierto de Joshua Tree en California, donde tuvo que recurrir al uso de generadores eléctricos, y completadas con la colaboración en Brooklyn del batería Andrew Barker y los bajistas Shazad Ismaily y William Parker y en Philadelphia de David Hartley (bajista de War on Drugs) y Chris Powell (batería de Need New Body).

 


 

Incidente Tunguska. Segundo Round

Hace cuatro meses os presentábamos a Incidente Tunguska, la nueva banda formada por Bluemīnda (Tumefactum), Guillermo (Nueva Generación) y Fran (Mad Mao & The Tse-Tungs), y ahora, para celebrar el año nuevo, estrenamos ‘Semiconductor’, el primer adelanto de su ‘Single II’. Grabado, mezclado y masterizado en los estudios Central Esclavo (Alcantarilla), como su debut, mantienen su espíritu punk y su apuesta por el sonido oscuro del post punk y la dark wave, como muestra este anticipo. Adelante.

 


 

Bienvenidos, Incidente Tunguska

Si juntas al bajista de Mad Mao & the Tse Tungs, al guitarrista de Nueva Generación y a la cantante de Tumefactum en un estudio, ¿cómo sonaría?


 


 

Acostumbrados a coincidir en conciertos y a compartir escenarios, Fran (Mad Mao & The Tse-Tungs), Guillermo (Nueva Generación) y Teresa (Tumefactum) decidieron unir fuerzas y poner a prueba su afinidad. Lo que comenzó con la idea inicial de experimentar en el estudio, de forma paralela a sus bandas principales, acabó convertido en un EP de tres canciones, grabado, mezclado y masterizado en los estudios Central Esclavo (Alcantarilla), de donde han salido también algunos de las grabaciones de sus otras bandas, con el propio Fran a los mandos. Estrenamos aquí la primera de estas canciones, el punto de partida para este nuevo proyecto, cuya línea está claramente marcada por el post punk y la dark wave y clásicos como Décima Víctima, Joy Division o The Sisters of Mercy. “Música antigua para modernos”, bromean. “Pero somos punks”, advierten. Durante este próximo otoño oiremos hablar bastante de ellos.


 

Incidente Tunguska son:
Teresa, voz (Tumefactum)
Guillermo, guitarra y teclado (Nueva Generación; ex Bicihardcore, Mobilette)
Fran, caja de ritmos, punk console y bajo (Mad Mao & The Tse-Tungs; ex Deus Vult, Sudores de muerte, Sepelio oculto, Criaturas del Río Segura)

 

Derrick presenta ‘Nonresistance Maneuver’

 

Después de unos años funcionando como Carson Blew, su cantante decidió irse de paseo. No es una forma de hablar, dejó la banda por el senderismo. Llegados a este punto, el resto de componentes de la banda decidió que era el momento de poner un punto y aparte en su carrera musical. Nueva voz, nuevo estilo, nuevo nombre. Había nacido Derrick.

 

A Quique Hernández (bajo; Hoax, Virtual), Miguel Ángel Fernández (batería; Hoax, Controversia) y Fran Abad (guitarra; Hex) se unían Pablo Morante (voz) y Alfonso Pérez Ripoll (guitarra; Hans Topo, Nahia), dándole un giro al sonido que había marcado su trayectoria en los últimos años, heredero del grunge y el rock de los 90, para recuperar influencias que ya habían estado presentes en sus proyectos anteriores y sumar nuevas referencias. Las canciones de Derrick fluyen con naturalidad entre el grunge, el metal alternativo y el stoner, situándose en algún punto dentro del triángulo que formarían Soundgarden, Deftones y Queens Of The Stone Age. Si les mencionas a Biffy Clyro, Hermano, Silverchair o Fumanchu tampoco te mirarán mal.

 

Muestra de ello es este, su nuevo single digital, “Nonresistance Maneuver”, resultado de un día en AMA Studios entre comidas, cafés trucados y patatas fritas, con Antonio Navarro a los mandos. Lo componen dos canciones: Gandhi y Protest Song. Al habla Pablo Morante, vocalista de Derrick: “Maniobra de no resistencia es una táctica de protesta relacionada con la desobediencia civil, basada en el principio de no resistirse a la autoridad aún cuando esta sea ejercida de manera injusta. En ‘Gandhi’ este concepto se extrapola a un plano más existencial, dentro de una metáfora inspirada en mis experiencias en el mar, como surfista. Este término era perfecto para incluir la canción ‘Protest Song’, la cual critica el actual zeitgeist individualista que rige el comportamiento de la sociedad occidental, situando al hombre como eje, amo y señor del planeta Tierra. Aquí se recuerda que sólo somos animales, parte de un todo, dependientes de recursos finitos e influidos por cualquier forma de vida… remarcando la idea de que cada acción tiene su consecuencia”.

 

Esto es “Cachano”, el nuevo EP de Cherry


La música de Cherry es siempre difícil de describir, más aún cuando debes hacerlo desde la cercanía y la confianza. Podríamos hablar de psicodelia de las faldas de Sierra Espuña, de lo-fi de cochera, de peladillas sonoras de Alhabama o, como dijeron en el Primavera Club, de eclecticismo escurridizo. En definitiva, composiciones de lo más original, experimental y sugerente, alejadas de las tendencias y, para nosotros, de lo mejor que ha visto la luz en nuestro país en los últimos años, a cargo de una de las perlas más desconocidas de la escena estatal. Este es su nuevo EP, “Cachano”.

 

Estrenamos “Cook Your Brain” de MOTT

Estaba Marco A. Velasco encerrado en su estudio de El Miradoor trabajando en la grabación de alguno de los múltiples grupos que han pasado por allí en los últimos años y sintió que le faltaba algo. Efectivamente, después de mucho tiempo formando parte de bandas como Cherry and the clouds, Malatestas, 300 días de sol o Siberian girls, estaba sin grupo. “De mañana no pasa, me monto una banda nueva”. Pero se le olvidó… todo el tiempo. No obstante, por la inercia de todo buen maikel siguió componiendo y grabando canciones en solitario. Y cuado se dio cuenta tenía un EP. Y luego canciones para poder grabar incluso un LP. Entonces apareció Aarón, de Perro. Más tarde se unió Larry. MOTT,  contra todo pronóstico, era una realidad y este “Cook your brain” viene a demostrarlo.

 


 

Publicado originalmente en Tímpanos y Luciérnagas.

 

Common Deflection Problems “We All Play Synth” 12″ Picture Disc (Human Feather, 2012)

Después de cuatro años trabajando en Londres, Antonio Iannola trasladó a Barcelona sus proyectos musicales, el sello Human Feather y la banda Common Deflection Problems, formada junto a sus compatriotas italianos Gianpiero Cacace y Mario Noviello. Desde allí lanzaba a principios de este año “We All Play Synth”, el primer vinilo 12″ de su grupo. Se trata de edición limitada de 200 copias en picture disc, con un artwork impactante. La música en una cara, en la otra las excelentes ilustraciones de LEG, El disco fue grabado en The Vatican Studio’s de Londres en julio de 2011 y masterizado en Pisi Studio de Roma, encargándose de la publicación, junto a Human Feather, los siguientes sellos: Lemming Records (Italua), The Bloody Dirty Sanchez (España), Bridadisco Records (Italia), HYSM? (Italia), AShamed (Italia), Butta il Veleno Produzioni (Italia) y QSQDR (Italia).

 

Encontramos en este trabajo seis canciones de math-core instrumental (salvo la última, que añade “ruidos” vocales) de filiación noventera, penetrante, agresivo y complejo, comparado en ocasiones con el sonido de bandas como US Maple, Zu, Shellac o Primus. Temas en los que, combinando tan sólo guitarra, bajo y batería (nada de sintetizadores, irónicamente), se alternan psicóticas y martilleantes reiteraciones con cambios imprevisibles, transmitiendo señales ambiguas. En un mismo corte puedes pasar en apenas unos segundos de una sensación pseudo-hipnótica a un sugestivo estado de inquietud. Un disco escabroso, en el que es tan complicado sumergirte si no estás familiarizado con el estilo como salir de su órbita una vez que conectas con él y te zambulles en su magnético bucle.