CRLM Office

Una web de Alfonso Zaplana Pérez.

Festival Sonido Industrial 2013

Por segundo año consecutivo La Colonia San Esteban Sonido Industrial organiza un festival gratuito con un cartel compuesto exclusivamente por bandas que ensayan en sus locales. En esta edición se trasladan al Old School Bar de Churra, por cuyo escenario pasarán grupos como Trastorners, Derrick o Carolanne, entre otros muchos de lo más variado en cuanto a estilos musicales.

 

 

Los grupos que actúan en el festival y los horarios son los siguientes:

VIERNES 10 DE MAYO
REGOCIJO 19:30
UN PACTO CON JULIETA 20:05
MEZ-K 21:00
BEYOND THE EARTH 21:55
DAGA 22:50
TRASTORNERS 23:45
EY,GRINGO 00:40
CAROLANNE 01:35

SÁBADO 11 DE MAYO
LOCAL18 20:00
FUERZA DE LUCHA 20:35
LA MENTIRA 21:30
DERRICK 22:25
KRAITBITE 23:20
MALAMUTE 00:15
NEUTRO 01:10

 

“Hasta que nos olamos…”, para La Tribuna del Noroeste

Artículo publicado el 4 de abril de 2013 en La Tribuna del Noroeste:

 

 

Lo digo a menudo, no doy a basto con tanta novedad discográfica. Alguna vez he bromeado sobre ello, pero es que realmente sería como para vivir estresado si no fuera porque, por suerte (o por desgracia), yo no me dedico de manera profesional a este singular oficio del periodismo musical (por ello me puedo permitir tomarme, al menos, un mes de descanso, como voy a hacer a partir de hoy). Un día es una nueva canción de Surfer Blood, al siguiente un videoclip de Suicidal Tendencies o de Cuello, una semana después el fichaje de Neuman por Subterfuge, Pitchfork avanza el nuevo trabajo de The Black Angels, el próximo álbum de Za! ya se puede escuchar completo en la web de Rockdelux, el segundo disco de Furguson se estrena en exclusiva a través de Playground Magazine… Este ritmo no hay quien lo siga. Y aún así me permito la licencia (poética) de meterles prisa a mis compadres de Trastorners para que publiquen de una vez sus nuevas canciones.

 

Es por ello que no me termino de explicar cómo a gente como Pau Donés la broma de “La flaca” le puede dar para sacar hasta nueve discos o por qué determinada gente o ciertos medios ponen tanto empeño en encumbrar a algunos grupos, hasta el límite de la cansera o más allá. Es por ello también que, por delante de esas bandas convertidas en producto de masas vertiginosamente o de los grupos de moda en un momento concreto (aunque alguno pueda ser incluso de mi agrado), prefiero orientar mis recomendaciones en otras direcciones. Siempre encuentro respuesta a mis inquietudes como oyente en los catálogos de discográficas como Bcore Disc o Aloud Music y, por tanto, me gusta, sin atosigar, sin dar la brasa, hablar de sus discos. Pero no sólo de estos, que quizás sea los que más a menudo menciono, también los de otros sellos como La Castanya, Saltamarges, Caleiah, Discos Humeantes, Famèlic o Sonido Muchacho, todos ellos buenos sellos discográficos, pequeños, realmente independientes, de los que ponen el alma en sus ediciones y reinvierten sus ganancias, si es que llegan a tenerlas, en publicar nuevas referencias. Esto sin perder de vista a todas esas bandas emergentes que, sin apenas presupuesto, se lanzan a la aventura por su cuenta y riesgo y tratan de abrirse hueco en el mundillo de la música, como se diría por aquí, con palicos y cañicas. Grupos como The Saurs, protagonistas del mejor concierto que he visto en lo que va de año (gracias al centro cultural El Quirófano de La Arboleja y a su ciclo The Sonic Sundays), gente joven a la que apetece apoyar con buenas palabras y haciendo una excepción. Hace tiempo que decidí no comprar música en CD… salvo alguna cosa, como el EP autoeditado (CD-R en funda de cartulina, edición limitadísima, sólo 100 copias) de este cuarteto de Barcelona que, además, me dio la satisfacción de ver por fin un grupo que, en vez de “Demolición”, toca en directo “Salvaje” de Los Saicos. Ya estaba bien.

 

 

“(No sé que servirá mejor para) Conservar la calma…”, para La Tribuna del Noroeste

Artículo publicado el 21 de marzo de 2013 en La Tribuna del Noroeste:

 


 

Estoy preocupado, hace por lo menos una semana que no veo a nadie enlazando un Harlem Shake en Internet. Bueno, preocupado… Tú ya me entiendes. Se ve que el personal ha visto cubiertas sus necesidades de hacer el borrego después de cierta fiesta universitaria o que está todo el mundo demasiado ocupado viendo como unos cuantos famosos saltan a una piscina desde un trampolín. O simplemente que, como comentaba hace un par de semanas, hay que ir haciendo hueco para la siguiente avalancha (viral o no), que el ritmo no puede parar (¿Quién se acuerda ya del Gangnam Style?). Al menos, esa es la sensación que me dio al recibir un email con el membrete de la agencia de management de artistas como Lori Meyers, Fangoria o Nancys Rubias, entre otros. Parece que su nuevo fichaje, Maluca, viene pegando fuerte. Ya sabéis, la de “Lo tengo todo, papi” que suena en el anuncio de Tuenti Móvil. Se ve que no iba yo muy desencaminado. “Llega a España para revolucionar la noche festivalera”. Vamos, que todavía nos la vemos sobre un escenario del SOS… lo que no tengo yo tan claro es que, como también indica la hoja de prensa, vaya a demostrar que es mucho más que un fenómeno del momento.

 

Prácticamente a la vez me llegaba otro anuncio impactante: ¡Vuelve Ska-p! Alguien me preguntaba, tras compartirlo en las redes sociales, si la alegría era verdadera o irónica. “Las dos cosas” contesté sin dudarlo, porque, como diría mi tocayo Cascales, la coherencia está sobrevalorada (bueno, el lo diría con otras palabras menos prudentes) y quien más y quien menos se pegó unos bailes en algún bar escuchando aquella de “Cannabis” durante el verano del 97. Pero que nadie se confunda, como dijo una vez mi amigo Fulli, la nostalgia es de pijos, así que esto, igual que lo de comprar ahora por Ebay singles y maxis en vinilo de morralla mainstream de los 80 y comienzos de los 90, debe ser otra cosa…

 

Porque yo a los que realmente echaba de menos es a Nueva Vulcano y resulta que, aunque su regreso seguro que hace mucho menos ruido que el anterior, han retomado los ensayos. Lo han dado a conocer con un escueto mensaje en su página de Facebook: “Artur ha traído un hit que no para de darnos vueltas por lo cabeza. Aún así, suponemos que hacia el 2035 editaremos nuevo disco”. Mientras tanto, como dice el meme, Keep calm and listen to… “Los peces de colores”, por ejemplo, su último álbum publicado en 2009 (o mi favorito, “Juego entrópico”, de 2005), que el siguiente tarde o temprano acabará llegando.

 

 

“De tertulias musicales…”, para La Tribuna del Noroeste

Artículo publicado el 14 de marzo de 2013 en La Tribuna del Noroeste:


 

Hace unos días me encontré, mientras navegaba por Internet, la siguiente frase de Walter Lippmann (1889-1974): “Donde todos piensan igual, nadie piensa mucho”. Y leyendo esta afirmación del escritor y periodista estadounidense, me vino a la cabeza algo que para mí se ha convertido prácticamente en cotidiano: las charlas, que no discusiones, sobre música. Recalco esta última matización, porque sí, a mí me gusta debatir sobre todos esos asuntos relacionados con la música como arte, y como negocio, pero siempre como un enriquecedor intercambio de opiniones, próximas o alejadas. Unas veces más en serio, otras de forma más distendida y desenfadada. Ya sea a través de las redes sociales (en privado o para todos los públicos) o mejor aún, cara a cara con una cerveza en la mano, disfruto de esos momentos de tertulia con mis interlocutores favoritos: compadres de toda la vida, compañeros de aventuras y esa gente que irrumpe en tu devenir diario de forma inesperada y te acaba marcando.

 

Los temas suelen ser recurrentes y en más de una ocasión las conversaciones acaban girando sobre un mismo punto. Y es que me choca tanto que algo que, al menos en teoría, debería tender a la fragmentación, a la heterogeneidad en los gustos, como es la música (más aún si nos centramos en el universo “indie”… bueno, eso que llaman “indie” hoy en día), en ciertos segmentos resulte, enlazando con la frase de Lippmann, tan homogéneo, tan concentrado en determinados artistas. Por ello me satisface comprobar que en la lista “Lo mejor EN 2012, según los expertos” de festivalesdepop.com, publicada la pasada semana, en la que se reúnen las votaciones de aproximadamente 90 personas del mundo de la música (uno o dos votos por cabeza) aparecen más de cien discos recomendados. Ya lo adelanté en este espacio en su día, pero lo repetiré, para quien no lo leyera o no lo recuerde: en esta lista colectiva yo escogí “III” de Toundra. Bueno, también la dupla “Harvest / Zuma” de Neil Young, que la idea era “en 2012”, no necesariamente de 2012. Fui el único, pero como se puede deducir de la proporción entre discos seleccionados y “expertos”, no es extraño. Algo que contemplo con agrado. Concretamente, sólo doce álbumes han recibido más de una mención y de estos, únicamente dos han sido elegidos por tres personas. Los destacados, “Santa Leone” de Pájaro y “Come of age” de The Vaccines.

 

Enciende la mecha #5

6 años después regresa el fanzine de punk rock y hardcore Enciende la mecha, realizado por el señor Richard Channing desde la cántabra localidad de Torrelavega. En este nº 5 “el mejor fanzine del mundo” nos trae a Gianna Michaels en portada (yo esperaba a CM Punk), un cd con 30 grupos y un total de 72 páginas en formato A5 repletas de columnas, entrevistas a cascoporro (Guillotina, Curro Jiménez, The Gundown, Appraise, Ídolos del extrarradio, Ana Curra, etc) y artículos sobre cine de luchadores, cuidado de discos o la discografía de The Damned.

 

Ha sido un placer para mí haber podido participar en “el último reducto de los fanzines de hardcore de este país” para ayudarle “a seguir pateando culos” y poder ver mi aportación, aunque haya sido pequeña, publicada en este compendio de páginas fotocopiadas al más puro estilo old school (recortes, letra minúscula, etc). Corren por mi cuenta algunas preguntas/ideas para la entrevista de Hzero, completada y adaptada a su genuino estilo por el señor Channing.

 

Podéis encontrar más información en su página de Facebook: puntos de distribución, próximos números, etc.

 

 

The Sonic Sundays 2013

 

Se acerca la primavera y, por segundo año consecutivo, El Quirófano presenta The Sonic Sundays, un ciclo de conciertos que, con el 17 de marzo como punto de partida, ocupa las tardes de los domingos durante los meses de marzo, abril y mayo con una programación que pretende dar cobertura y mostrar el potencial de la música underground regional y crear una conexión con proyectos y bandas similares de ámbito nacional (e incluso internacional), dando cabida a las artes plásticas, audiovisuales y escénicas, con la intención de crear una red de profesionales creativos en la Región de Murcia que tenga eco nacional. Propuestas musicales emergentes, independientes, alternativas y poco habituales que estén en sintonía con el arte, la autogestión y la autoedición.

 

El centro cultural y espacio creativo situado en La Arboleja, en plena huerta murciana, se ha consolidado como una alternativa a tener en cuenta dentro de la agenda cultural murciana, gracias a estas particulares sesiones vespertinas, en las que las actuaciones musicales son precedidas por comidas populares y se alternan con sesiones de DJs e intervenciones artísticas. “Ocho domingos insólitos llenos de música, sol, comida, exposiciones, mercados y, sobre todo, buena gente“.

 

Todos los conciertos comenzarán a partir de las 18 horas, pero el centro permanecerá abierto con dos horas de antelación. Previamente, a partir de las 14 horas, tendrán lugar las comidas populares, que en esta edición se trasladan al vecino Ateneo Huertano Los Pájaros (a 200 metros), que ha diseñado para la ocasión un menú de 5 euros (11 euros, entrada + comida) para los socios de ambos centros y de La Azotea.

 

 

Tímpanos y Luciérnagas es uno de los colaboradores del ciclo. Cada miércoles previo haremos un repaso a los protagonistas de la actuación de la semana, a partir de las 21 horas en Radio Online Murcia, comenzando mañana con una presentación general de la programación completa.

“Bailes de moda, memes y otros inventos”, para La Tribuna del Noroeste

Artículo publicado el 7 de marzo de 2013 en La Tribuna del Noroeste:

 


“Hablemos con propiedad, un clásico es la siesta del sábado por la tarde, no un Barça-Madrid”. Y es que, desde que he dejado de ver partidos de fútbol (seguirlos por Twitter es mucho más divertido), las semanas me cunden más. Quizás no llegue al nivel del Dr. Karl Kruszelnicki, de la Universidad de Sydney, que en 2002 ganó el premio Ig Nobel de la revista “The Annals of Improbable Research” en la categoría Investigación Interdisciplinaria por su estudio exhaustivo sobre la pelusa del ombligo, pero cunde, para echar un sueñecito vespertino y para mucho más.

 

Liberado de la responsabilidad de tener que decantarme por Cristiano Ronaldo o Messi en ese gran dilema sobre quién es el mejor jugador del mundo, uno tiene tiempo de hacer cosas realmente gratificantes, como gritar “¡Viva Rusia!” viendo cocinar a David de Jorge, celebrar el (inventado) Día Mundial del Pacharán, dejarme recomendar canciones por nuevas amistades virtuales o reivindicar a Los Chichos por enésima vez. Fluyen las ideas. Eslóganes como “¡Magdalenas, joder, magdalenas!” para reclamar en camisetas y pegatinas que esta pieza de repostería recupere su nombre original o teorías poco fundamentadas para explicar todo lo que está pasando en la Casa Real, cadera incluida: es cosa del karma, por lo de Eva Sannum. Hay tiempo para el debate: dice el gran Cascales que el grupo que se debe asociar mentalmente a Detroit Pistons es MC5, pero yo defiendo que, aunque sean de Nueva York y seguidores de los Knicks, le corresponden Beastie Boys, por aquella enorme canción llamada “Tough guy”, que dedicaron a Bill Laimbeer. Incluso se puede correr el riesgo de darle al Play al encontrarte con el vídeo de Kiko Rivera y Dr. Bellido (yo le metería un poco más de Auto-Tune si lo que quieren es acabar con la hegemonía de Juan Magán en esto del electro-latino).

 

Por ello me parece casi milagroso que, sin ser consciente, hasta hace poco más de una semana me hubiera escapado de toda esta movida del “Harlem Shake”, que ahora veo que está por todas partes. Aunque soy amigo de la tontuna y he de reconocer que la versión de Miami Heat hasta me hizo gracia, realmente este invento no es que sea de mis favoritos. Lo que en su versión primigenia puede resultar simpático puede acabar siendo estomagante por culpa de las copias. Eso sí, una vez más queda demostrado que no hay nada mejor para que algo se convierta en viral que una canción “mierder”… y la de Bauuer se adapta a la perfección al perfil requerido (y el baile precisa menos coordinación de movimientos que su predecesor, el “Gangnam Style” de Psy).

 

¿Cuál será la siguiente? En mi entorno apuestan fuerte por “El tigeraso” de Maluca como recambio. La canción en realidad es de 2009 y ya fue utilizada en la banda sonora del juego FIFA 11, pero su uso en el reciente anuncio de Tuenti Móvil le ha dado una nueva oportunidad a ese chocante estribillo que dice “Lo tengo todo, papi. Lo tengo todo, papi. Tengo fly, tengo party, tengo una sabrosura”. Que les da buen rollo dicen… Hasta que a la peña le dé por salir a la calle con rulos en la cabeza y grabarlo para subirlo a Youtube, añado yo.

 

“Echo de menos…”, para La Tribuna del Noroeste

Artículo publicado el 28 de febrero de 2013 en La Tribuna del Noroeste:

 


Ni siquiera iba con intención de hacerlo, hace ya bastante tiempo que no compro música en CD (salvo alguna cosa) y en este tipo de establecimientos los precios de los discos en vinilo suelen ser prohibitivos. Pero hace unos días, por aquello de la curiosidad, me puse a ojear estanterías y me topé con dos elepés que estaban a un precio razonable. No había escuchado esos álbumes en concreto, pero me dije: Bob Dylan y Giant Sand, esto no puede fallar. Me los agencié. Ciertamente, tratándose del señor Zimmerman y de Howe Gelb, Joey Burns, John Convertino y compañía el riesgo era mínimo, pero esta inesperada adquisición me hizo recordar nuevamente que, más allá de la propia música, echo de menos muchas cosas del pasado en todo lo concerniente a ella. Hoy en día todo resulta tan previsible…

 

Echo de menos esos tiempos en los que, por ejemplo, ibas a un concierto sin haber escuchado antes a los grupos que tocaban (incluso, en algunas ocasiones, no te sonaban ni los nombres), simplemente porque alguien te los había recomendado directamente, habías leído alguna buena crítica sobre ellos o te apetecía descubrir algo nuevo, sin más. Y no había mejor manera de hacerlo que ver nuevas bandas en directo. Ahora tenemos la ventaja de tener prácticamente todas las canciones al alcance de un clic y lo de acudir a ver música en vivo sin haber comprobado previamente si es de tu agrado parece algo impensable, pero al igual que añoro el escuchar música como si fuera una especie de ritual (de ahí que el vinilo se haya convertido en mi formato favorito), tengo nostalgia de aquellos años en que se asumían “riesgos”.

 

Echo de menos esa emoción de comprar un disco y no saber qué te vas a encontrar hasta ponerlo en el reproductor. Cuando abrías un catálogo y te arriesgabas a comprar algo por correo sin tener más referencias que la descripción indicada en el mismo o lo leído en alguna revista especializada. Cuando te acercabas con cierta frecuencia a una de esas pequeñas y entrañables tiendas de las que hoy en día apenas quedan (un aplauso para la gente de Discos Bora Bora en Granada, por emprender su aventura en estos tiempos tan complicados) y te dejabas recomendar por el dependiente de turno o incluso te dejabas llevar por la intuición (o por la compulsión). Quizás por ello, estando hace unos meses en Helsinki, no dudé en escaparme de una visita guiada al pasar junto a una de estas tiendas para entrar, pedir que me recomendaran discos de bandas finlandesas de hardcore punk, uno de los productos (musicales) típicos de la tierra, y salir de allí con el LP cuya portada más me gustó en la mano…

 


 

“¡Justicia para Juan!”, para La Tribuna del Noroeste

Artículo publicado el 21 de febrero de 2013 en La Tribuna del Noroeste:

 

 

No hemos digerido aún el resultado de los Grammys y ya tenemos los Oscars a la vuelta de la esquina, pero supongo que, en este periodo de aglomeración de galas y premios, toca hablar de los Goya. ¡Qué remedio! Esta misma semana se ha anunciado que, por motivos económicos, mis queridos TP de Oro suspenden su ceremonia de entrega de galardones anual por primera vez en 40 años…

 

Los Goya, ese certamen que sigue sorprendiendo al personal por no premiar a Paco León. En serio, ¿alguien pensaba que la industria del cine iba a reconocer la labor del director de Carmina o revienta? Venga ya… Estaba claro que, después de haberse pasado por el forro sus anticuadas “reglas” y probar por libre con el estreno de su debut detrás de las cámaras, no iba a obtener el reconocimiento de la AACCE. Lo que no me esperaba es que Juan Magán no se llevara el premio a la mejor canción original en una edición en la que Las aventuras de Tadeo Jones se ha llevado tres “cabezas” (más que Grupo 7, por ejemplo). Ya podrían haberse estirado un poco más y darle un cuarto al compositor de Te voy a esperar, aunque hubieran tenido que crear una nueva categoría a su medida, la mejor canción con Auto-Tune “enroscado”. Tampoco hay que darle mucha importancia al asunto, la mejor película de la historia del cine español es Airbag (¡y punto!) y sólo obtuvo dos Goyas en categorías menores. Así que ya está bien de hablar de cine, que eso le corresponde a mi compañero David López…

 

Hablemos de música. Bueno, de Juan Magán. Porque, enlazando con el tema anterior, “dentro de 20 años Juan Magán será la hostia”. Ya se me ha pirado la pinza, estaréis pensando. Sí, pero eso no es de ahora… La ocurrencia (una apuesta arriesgada, más que una afirmación) me vino a la mente mientras mi compadre Romu López y yo entrevistábamos hace unas semanas a Alondra Bentley en Tímpanos y Luciérnagas, nuestro programa de radio. Contaba nuestra amiga que en una ocasión, mientras escuchaba a Scott Walker, su madre se preguntaba en voz alta cómo podía escuchar aquella música. Noel Scott Engel, que así se llama en realidad el cantante en cuestión, ha pasado a la historia como una especie de crooner maldito, como un artista de culto (sólo ha publicado cuatro discos desde 1974), pero antes de emprender su carrera en solitario fue un auténtico ídolo juvenil en Inglaterra (aunque nació en Estados Unidos) como componente de The Walker Brothers. Con sus “hermanos” (el grupo lo completaban Gary Leeds y John Maus) obtuvo un gran éxito comercial, vendió cantidades ingentes de discos y llegó a tener más fans que The Beatles durante los años 60, manteniendo esa condición de estrella en los comienzos de su nueva etapa. Evidentemente el ejemplo de Juan Magán es una exageración totalmente intencionada, manteniéndome en mi papel, pero detrás de ella hay una duda real: dentro de 20 años (o 40), sin conocer de primera mano el contexto en el que se han desarrollado sus carreras y liberados de las connotaciones que ello conlleva, ¿cómo verán las nuevas generaciones a los artistas de éxito masivo de hoy? ¿Cómo pasarán a la historia los grupos mainstream (incluidos los que nos venden bajo la etiqueta indie) de la actualidad? Personalmente tengo la sensación de que nada surgido con posterioridad a los 90 va a transcender al mismo nivel que lo han hecho aquellos que, desde el nacimiento del rock and roll en los años 50 (o incluso antes, con el blues, el jazz o el rhythm ‘n’ blues) hasta el final del siglo XX, se han convertido en parte imprescindible de la historia de la música. ¿Y vosotros?

 


 

Entrevista cruzada: José Tomás Vs. Juarma López

José Tomás y Juarma López vuelven a compartir fanzine (si no me falla la memoria, su anterior colaboración fue en 2007 con “Dios salve al lehendakari”, un fanzine a tres bandas con Mario Albelo como tercer autor) y presentan dos historias autoconclusivas de 8 páginas cada una. La parte de José Tomás se llama “Sois todos tontos” y es la historia de Anselmo Pom, el creador de la “novela no gráfica”. Surrealismo y sarcasmo al servicio de la carcajada, una ácida y mordaz reflexión sobre el mundo de los tebeos. En cuanto a Juarma López, ha titulado su parte “Todos los poemas hablan de ti” y, según él mismo, “es una oda a la droga que intenta responder a por qué alguien escribe y por qué alguien deja de escribir”. No sé me ocurren mejores palabras para describirla.

 

Aprovecho la ocasión para recuperar una sección de la anterior etapa, la entrevista cruzada, y cedo la palabra a estos dos artistas del tebeo para que se interroguen mutuamente.


JUARMA LÓPEZ entrevista a JOSÉ TOMÁS.



Buenas tardes José Tomás. Aquí en lo de Alfonso Zaplana nos tratan siempre muy bien y siempre es un placer charlar contigo. Así que, vamos al lío:
¿Cómo surgió “Sois todos tontos”? ¿Qué nos tratas de decir con este tebeo?

Hola, Juarma. Hablamos hace un tiempo de hacer un fanzine conjunto y me pareció una idea estupenda. Cuando fuimos concretando, me encontré con que tenía un título “Sois todos tontos” y nada más. Me senté a dibujar y la historieta salió sola.
Habla un poco de eso, de que todos somos un poco tontos y nos dejamos llevar por las modas, por las corrientes dominantes, por la opinión de los demás. Unos pocos listos nos venden lo mismo de siempre como si fuera el último grito y nos lo tragamos sin rechistar. Nos fascinan con su palabrería y su pompa y nos vacían la sesera y los bolsillos. De eso va, más o menos, “Sois todos tontos”.

 

La idea del triunfo para Anselmo Pom la podemos resumir con algo tan español como es “hacer poco y ganar mucho”. Para ti, ¿qué sería triunfar en los tebeos? ¿Te sientes cómodo en la marginalidad?
Anselmo Pom, el protagonista de “Sois todos tontos”, es un pícaro, algo también muy español, que se aprovecha de la ignorancia/estupidez de los demás para sacar tajada. Presenta un concepto viejo como algo nuevo, revolucionario y hay quien le ríe la gracia y lo encumbra como a un visionario, un adelantado a su tiempo, un profeta.
Triunfar en los tebeos, por lo que cuentan, es poco más que ser mileurista… no parece ningún chollo. Eso en lo económico, por lo demás ya considero un triunfo hacer lo que me gusta y que le interese a alguien.
Yo no me considero un “marginal”, a lo mejor un poco raro, pero no “marginal”.

 

Me hace mucha gracia como retratas a los editores de tebeos, como si tuviesen pasta y fueran de la alta cultura ¿es parte de la broma o realmente te imaginas a esa gente así? ¿Has conocido en persona a algún editor? ¿Alguna rencilla que nos puedas contar desde el rencor y el odio?
En “Genio y Figura” y “Sois todos tontos” presento a los editores como tiburones despiadados, hambrientos de éxito y beneficios. Me venía bien, para los tebeos que te he dicho, presentarlos así.
No conozco a ningún editor personalmente. Con Paco Camarasa de Edicions de Ponent he hablado alguna vez por teléfono y hablé un par de minutos con él, en persona, en FICOMIC. Parece un tipo agradable, y supongo que no debe de estar en esto por dinero, porque edita tebeos que me parecen comercialmente casi suicidas.
Luego está ATA, de Autsaider Comics, y todo lo que puedo decir es bueno. No parece un editor.

Ahora con la crisis, todo el mundo es DIY y autoeditor y super underground. ¿Dónde nos toca situarnos a los que llevamos años y años funcionando y sobreviviendo al margen?
Pienso que nosotros dos somos unos afortunados. Hacemos lo que nos da la gana en nuestros fanzines, hay editoriales interesadas en publicar nuestro trabajo y hemos coqueteado con la industria del tebeo ( EL JUEVES, etc…). Yo estoy bien así.
También entiendo que la gente se autoedite sus historias, por la razón que sea: porque abrazan la autoedición como credo o porque les rechaza la “industria” y se ven abocados a ella. Hoy es muy fácil y barato autoeditarse. No considero a nadie un advenedizo.

 

Cuando haces un fanzine trabajas con tiradas muy reducidas y lo distribuyes entre tus amigos ¿No te interesa llegar a más gente, aparte de los conocidos?
Distribuir y vender el fanzine es la parte que considero más ingrata de todo el proceso de hacer un fanzine, así que me la salto. Hago unas pocas copias del fanzine (entre 15 y 25) y las envío a los sospechosos habituales. Si alguien se interesa y me escribe, también le suelo mandar el fanzine.
Para llegar a más gente está Internet. Por eso cuelgo muchas páginas y chistes en Facebook, Twitter y el blog.

 

Tu próximo proyecto es “Chof!“, ¿que nos puedes contar sobre este tebeo? ¿Cómo surge la posibilidad de editarlo con Autsaider?
CHOF! es un tebeo de humor lleno de chistes de pollas, pedos y culos. Una tirolina de escatología y absurdismo hecha viñetas.
ATA, el capo de Autsaider Comics, me comentó la posibilidad de editarme algo y acabó concretando en CHOF!

 

Antes de “Sois todos tontos”, sacaste “Genio y Figura” con De Ponent. Según tu experiencia, ¿cuáles son las ventajas y desventajas de publicar por tu cuenta y hacerlo en una editorial?
En el caso de “Genio y Figura” han sido todo ventajas.
En el aspecto “creativo/artístico” no ha existido ninguna imposición ni cortapisas por parte de la editorial, porque el tebeo ya estaba hecho y les gustó tal cual.
La editorial corre con todos los gastos de edición y te pagan un pequeño adelanto. Y ellos se encargan de vender y distribuir el tebeo, que ya te he dicho que para mí es una lata y no se me da bien.
El único pero es el precio del tebeo, que me parece caro. Pero, como ya he dicho otras veces, yo tengo tanta culpa como la editorial, por no pelear un PVP más reducido.
Hay que decir que De Ponent tampoco es una editorial grande y que no tengo ni idea de como funcionará el tema en las otras.

 

Me gustó mucho encontrarme con tu fanzine “Chicos de la calle“ en el último número del “Chilena Comando” Según tengo entendido, “Chicos de la calle” lo presentaste a un concurso de Novela Gráfica. ¿Tienes pensado que acabe como un tebeo largo? ¿Por qué?
La primera edición de CHICOS DE LA CALLE (25 copias) sólo pudo conseguirse por intercambio. Una experiencia muy grata.
En diciembre, mi amigo Luis Demano (uno de los responsables del CHILENA) me propuso incluir el “CHICOS” como regalo junto al fanzine CHILENA COMANDO, le dije que sí y así se hizo.
La idea es hacer un tebeo largo (+ de 150 páginas, calculo), pero no tengo ni idea de si acabaré haciéndolo o no. Por eso saqué el fanzine con las páginas que tenía hechas, que corresponden al primer capítulo, para que no se quedaran en un cajón criando polvo, si al final el tebeo no sale adelante.
En su día lo presenté al concurso de novela gráfica de FNAC/SINSENTIDO, el que ganó Juan Berrio.

 

Me vuelven loco las cosas que se andan haciendo por Valencia y admiro mucho el trabajo de gente como Martín López, Jorge Parras, Don Rogelio, Clara Iris, Luis Demano… ¿Cómo ves tu esta “escena” valenciana? ¿Afecta de alguna forma este ambiente a tu trabajo?
Hay buena mierda aquí en Valencia, todos los que nombras son grandes y gente que arrima el hombro para levantar proyectos personales y colectivos muy interesantes, como los fanzines CHILENA COMANDO, TIGRE ENORME, USTED, la revista ARGH!, la editorial GRÁFICA VALIENTE, el TENDERETE, etc.
Afectar pienso que no me afectan, pero me alegran el corazón, eso seguro.

 

Van pasado los años, y sigues sacando fanzines, dibujando y despegando los pies del suelo… ¿de donde sacas las ganas de seguir haciendo cosas y qué te aporta hacerlas?
Hacer estas mierdas me ayuda un poquito a ser feliz.

 

 

JOSÉ TOMÁS entrevista a JUARMA LÓPEZ.



¿Por qué haces una historieta larga para este fanzine “Todos los poemas hablan de ti”?
Pues en principio hablamos lo de hacer un tebeo de chistes sueltos, sin una temática común y me puse a ello. Cuando mandaste la parte que habías dibujado, “Sois todos tontos”, pensé que no tendría mucho sentido seguir con eso y decidí dibujar una historieta, improvisando un poco sobre la marcha.

 

¿Sufres, o has sufrido, alguna vez haciendo tebeos? Me refiero a si en alguna ocasión deja de ser divertido para ti el proceso creativo…
Haciendo tebeos o dibujando nunca. Es decir, la parte de dibujar, pensar, hacer bocetos, anotar cosas… la disfruto muchísimo. El proceso me resulta liberador, gratificante. Soy una persona bastante impulsiva y nerviosa, y la parte de dibujar es de las pocas cosas que me relaja y me da paz interior.

 

¿Sigues escribiendo poemas?
No, gracias a Dios. Escribir era lo que me mantenía un poco cuerdo en esa etapa tan desastrosa que es la adolescencia. Ni tan siquiera se podría considerar como poemas a lo que hacía, ya que era una cosa muy en plan “art brut”, muy de soltar la rabia y darle una patada a todo, en endecasílabos, eso sí. Dejé de escribir con 19-20 años y me puse a dibujar para entretenerme.

 

Tu próximo tebeo también te lo edita ULTRARRADIO, ¿qué condiciones tendrían que darse para que editaras en otro sitio?
Lo de publicar en otro sitio lo veo difícil. Las condiciones que tendrían que darse no creo poder encontrarlas ahora mismo en otra editorial: mucho interés, mucha confianza en el trabajo, mucho respeto, mucha capacidad para aguantar berrinches, mucho apoyo incondicional, mucha seriedad, etc, etc… tanto por parte de Davín como mía.
Después de compartir fanzine contigo y viendo que ha funcionado mejor la venta directa que la venta por Internet, siento curiosidad por probar con una editorial que trabaje un mercado más amplio. Pero creo que mi trabajo es un poco marginal y minoritario y no encajaría en ninguna de las que conozco, salvo Ultrarradio.

 

¿Para cuándo el nuevo fanzine con ULTRARRADIO? ¿Va en la línea de CARITA DE GITANO CON SIDA y LO PITBULL, o nos vas a sorprender con alguna otra cosa?
Se supone que en mayo, aunque depende de muchas cosas todavía. Se llama “Karate DIY” y será un poco, en cuanto al formato y el contenido, como “Lo Pitbull”. Mientras lo dibujo estoy muy cabreado y espero que eso se note y os sorprenda en los chistes.

 

¿Por qué crees que a la gente le gustan tanto los personajes hijoputescos y drogadizos, como Eusebio el Clenchillas”?
Bueno, discrepo contigo en esa descripción de Eusebio el Clenchillas. A mi más que drogata e hijoputa, me parece honesto, auténtico, poético, y creo que por eso suele gustarle a mis lectores.

 

Estás contento con esta colaboración que hemos hecho en “Todos los poemas hablan de ti/ Sois todos tontos”. ¿con qué otros compartirías aventura fanzinera?
Sí, bastante, creo que nuestro trabajo se complementa bien, que tenemos una visión de las cosas bastante parecida en muchos aspectos, y me resulta cómodo trabajar contigo.
Me gustaría hacer algo con Rafa Blanco, lo hemos hablado muchas veces, pero al final nunca encontramos el momento.

 

Yo tengo la sensación de que la gente (en general) disfruta del humor, pero no lo valora…¿tienes tu esa sensación o es paranoia mía?
Imagino que pasa lo mismo que en cualquier actividad cultural. La Cultura está muy denostada, ha dejado de ser popular y se ha convertido en algo elitista que a la mayoría se la suele sudar, y con razón, a no ser que sea gratis.

 

¿A qué llamas “triunfar” en esto de los tebeos?
Para mí triunfar es seguir con ganas de dibujar. Tener en el horizonte algún libro. Un puñado de lectores que valoren tu trabajo. El otro día en una entrevista telefónica le comentaba al periodista que mi mayor triunfo fue cuando hice “Chupando Tarjetas” en 2008. Ese fue mi momento más alto, mi cenit como dibujante. Todo lo que ha venido después ha sido como un premio extra que siempre intento disfrutar al máximo.