CRLM Office

Una web de Alfonso Zaplana Pérez.

Llueve, Capullo!: “Somos zagales vacilones de mecha corta y gran corazón”

He llegado tarde a conciertos de Llueve, Capullo!, cuando ya habían terminado de tocar, en tiendas de ropa, en ferias de autoedición, en okupas y hasta en un skate park, y lo más gracioso de todo es que, al menos en este caso, nunca ha sido de forma premeditada. Así que, en estos tiempos de incertidumbre, he decidido compensar esta ofensa involuntaria al Dr. Llueve y al Sr. Capullo, y el no haber llegado aún a verlos actuar en directo, con una entrevista. Al fin y al cabo su disco es uno de mis favoritos de la temporada. Por lo que sea.


 

Si Fulgencio Zurullo os dejara, ¿cómo os gustaría definiros a vosotros mismos?
Dr. Llueve: No somos otra cosa que zagales vacilones de mecha corta y gran corazón, amigos de lo oculto y de gustos sencillos.


¿Qué os ha unido más, Vistabella o Fernando Morientes?
Sr. Capullo: Morientes, sin duda. Yo llegué a Vistabella cuando ya éramos amigos. Sin el Madrid, seguramente más que sin las bandas que desde el primer momento vimos que compartíamos, a la segunda o tercera vez que nos cruzáramos nos hubiéramos liao a palos.


Me gusta pensar que no es nadie en la música murciana si no te han echado nunca de un bar por culpa de Santos o te has montado una banda con Nacho (o al menos lo has intentado). De bares a lo mejor está todavía feo hablar, así que enumerad los grupos de Nacho con los que al menos haya llegado a sacar alguna canción en el local de ensayo.
Dr. Llueve: Ese Nacho que mencionan, je je, en estas latitudes es llamado Dr. Llueve, sease, un servidor; He tocado y hecho canciones con Pepsicolos, Pelacats, Muertos de Hambre, Blandiblú, Escombros de colores, Meteorito, Kaneda, Sandía/Sol, Mamá y Dadá, Transistor, Bici Ninja y… alguno más que no recuerdo. Un besito.


Decís que ’121 goles’ es un álbum abiertamente emocional y que Llueve, capullo! es la historia de vuestra amistad. ¿Puede que, aunque nos hayan vendido otra cosa, no haya nada más punk que esto?
Sr. Capullo: Pues seguramente no lo haya, no. Más que como una estética determinada o una forma de hacer canciones, yo entiendo el punk como un vehículo expresivo en el que tienen cabida nuestras emociones más viscerales, ya sean positivas o negativas, todo lo que vaya de sentirte vivo. Y yo pocas veces he sido tan consciente de estar vivo como cuando toco con mi compadre el gorras.


Las referencias al Real Madrid en ’121 goles’ son diversas. Si yo tuviera que comparar a Llueve, capullo! con un momento en la historia de este club, sin duda sería el primer paso de Camacho por su banquillo. ¿Cómo lo veis?
Sr. Capullo: Está bien, pero yo creo que la historia de nuestra generación es la del Madrid de Queiroz: un equipo que parecía que iba a salir en los libros de Historia con un pie de foto que hiciese alusión a semejante forma de sacarse la polla y que luego no se comió ni medio colín. Cuarto en liga, el Zaragoza ganándote la Copa y el Mónaco echándote de la Champions. Dime tú si esos no somos todos nosotros. Con respecto a Camacho, por cierto, quiero reivindicar que aquella destitución nos trajo con los años a un comentarista capaz de decir «tamién».


Una buena parte de las canciones de vuestro primer LP ya las pudimos escuchar en una demo ya no disponible en la red, ¿qué os llevó a hacer este borrón y cuenta nueva de temas?
Dr. Llueve: La primera grabación nos molaba porque fue orquestada por nuestro querido y solicitado Javi ‘Polémico’ Arnedo, en una tarde fatídica de emociones transformadoras, bochorno y precariedad técnica y creemos que el sentir de esa tarde está perfectamente encarnado en las grabaciones que comentas, que quedan ahora para uso y disfrute privado. Sentimos también que en los dos años entre grabación y grabación (2017-2019) mejoramos con la batería y guitarra y decidimos grabarlo con un alberqueño de dos metros e infinita paciencia. Tampoco hay mucho más.


Si os da por hacer como vuestros amigos de Pedriñanes 77 y aumentar la banda a formato trío, ¿a quién os gustaría fichar si Antonio Hidalgo rechazara la oferta?
Sr. Capullo: Solo hay dos opciones: o el Pepelu y entregarle sin contemplaciones los designios de la banda, o el de Tame Impala y pegarle pescozones. Que el Dr. o yo la liemos y que el de Tame Impala amague el lomo porque sabe que le viene un pescozón. Echarle la culpa de cualquier cosa. Que venga el Ruto Neón a un concierto nuestro porque sabe que toca el otro y que en medio de una canción paremos y lo echemos de la banda y Ruto se dé cuenta de que no lleva camino ninguno.


CROMO: “Nos identificamos con las bandas a las que les apasiona lo que hacen”

Siempre he tenido cierta fijación por las “microescenas”, unas pocas personas montando un montón de buenas bandas de estilos similares en un entorno territorial limitado y en un periodo de tiempo determinado, como el hardcore de la Vega Baja o aquellas bandas de ‘maikeles’ de Alhama de Murcia y Totana a principios de este siglo. Si tengo que extrapolar esto a la actualidad, no me cabe duda de que debo nombrar a otras bandas murcianas como Nueva Generación, Sabotaje, Tumefactum, Incidente Tunguska o Pintauñas Negro. A estos nombres se unió hace unos pocos meses el de CROMO, la nueva banda de punk formada por Vanesa (Sabotaje, Absoluta), Manuel (Tumefactum, Pintauñas Negro) y Guille (Nueva Generación, Incidente Tunguska), que se estrenaba con una demo publicada en formato cassette el pasado mes de noviembre y con cuya entrevista quiero retomar la actividad después de la cuarentena.


 

En el momento de vuestra formación cada componente de la banda estaba tocando ya en otras dos bandas, ¿qué os llevó a iniciar la actividad con una tercera? ¿Qué os aporta cromo con respecto a vuestras otras bandas?
Pues lo de empezar a tocar con una nueva banda fue casualidad, ya que con el resto de bandas no estás siempre a tope y existen períodos de tiempo muerto en los que puedes aprovechar para tocar con otra gente. Empezar con CROMO nos ayudó a salir un poco de nuestra zona de confort, nos proporciona desaprendizaje en unas cosas y aprendizaje en otras.


En un primer momento, cuando se anunció vuestro primer concierto, que luego se aplazó, vuestro nombre era Tercera Dimensión, como una de las canciones de vuestro primer EP. Finalmente, en el momento del debut efectivo, os presentasteis como CROMO. ¿Por qué este cambio de nombre?
Porque el nombre lo elegimos a última hora, después, al tener más tiempo para pensar le seguimos dando vueltas hasta que nos decidimos por CROMO. Pero tenemos claro que si hubiéramos tenido otra oportunidad seguramente nos llamaríamos de otra forma.


Habéis dado a entender que vuestra nueva grabación no tardará mucho. ¿Os ha cundido este período extraño de encierro y desescalada?
La verdad es que sí. Aunque más o menos teníamos los temas planteados y este tiempo nos ha servido para darle un poco de vueltas a lo que teníamos (cosa que no solemos hacer), también hemos estado en casa sacando cosillas nuevas y en la desescalada nos empezamos a juntar para ensayar, ya que este verano entramos a grabar.


¿Cómo se consigue hacer el punk más sencillo que de costumbre?
No teniendo una pandemia de por medio que te permita pensar y repensar las canciones que vas sacando.


Aún estamos en un período de incertidumbre y es complicado hablar de conciertos con certeza. No obstante, ¿os habéis planteado cómo y cuándo será vuestro regreso a los escenarios?
Tenemos muchas ganas de tocar la verdad, pero eso no depende de nosotrxs. Nos han propuesto un par de cosas muy guapas para después de verano, pero tal y como está todo ahora mismo, no tenemos muy claro qué va a pasar.


Sin contar en los que tocáis, ¿con qué bandas de vuestro entorno local o estilístico os identificáis más?
Nos identificamos sobre todo con las bandas o personas que se curran su proyecto y a las que les apasiona lo que hacen.


Habéis entrado recientemente a formar parte de la familia Grabaciones Vistabella. ¿En qué va a consistir exactamente esta unión?
Principalmente, en apoyarnos mutuamente. Echarnos un cable para crear una especie de red y poder darnos cobertura en ciertos aspectos en los que cada cual tiene más facilidades. Básicamente, nosotrxs seguimos haciendo lo que nos da la gana y ellxs nos echan una mano en lo que necesitemos.


Cemënteri: punk rock, coca amb tonyina i mala llet

Ya he hablado alguna vez de Cemënteri por aquí, grupo de Alicante en el que toca la batería últimamente el compadre Guille (ex El eje del mal): “punk rock hardcore desde la terreta, coca amb tonyina i mala llet”. En los últimos dos años y medio han publicado varios singles y eps y para mayo tienen previsto lanzar su primer largo, un 12″ con 10 canciones y esta portada tan brutal realizada por Realmente Bravo.
 
El segundo adelanto que nos han dejado escuchar del disco se titula ‘Kurtinaitis’, lo estrenó recientemente IDIOTEQ y suena así:

 


 

Para escuchar el resto habrá que esperar un poco más, pero ya os digo yo que si os molan grupos como Fugazi, Shellac, Big Black, Unwound o Drive Like Jehu, e incluso The Jesus Lizard, Unsane o Melvins, lo más normal es que os gusten Cemënteri.
 
Por cierto, ¿sabéis que AC Green jugó 1192 partidos seguidos? Ellos sí y quizás por eso yo haya compartido esto…

 

2019 en diferido en forma de simulación. Parte 3

Y aquí está la tercera y última entrega de esta lista en diferido de discos de grupos que no conocía antes de Navidad o al menos no había prestado atención a sus últimos trabajos. Ocho nuevos discos para un total de 28, unidos a los de la Parte 1 y la Parte 2. Que los disfrutéis.

 

PLATAFORMA ‘LA EQUITATIVA’ (HUMO INTERNACIONAL)
El sello ovetense Humo, que por aquí siempre tenemos de referencia por ser la casa de bandas como Fasenuova, La URSS, Fiera, Balcanes, Mohama Saz, Cuchillo de Fuego y desde hace poco también de Pablo Und Destruktion, culminaba el año pasado con la edición del EP de debut de Plataforma en formato cassette. Un poco de post punk, oscuridad y atmósferas industriales desde Barcelona, con su justa dosis de melancolía y épica bien entendida.

 

 

GOLDEN DAZE ‘SIMPATICO’ (AUTUMN TONE RECORDS)
Ben Schwab y Jacob Loeb son Golden Daze, dos cantautores llegados desde el Medio Oeste unidos en Los Angeles para crear obras tan exquisitas como este ‘Simpatico’, su segundo álbum. Piensa en Fleet Foxes o en Death Cab for Cutie, algo entre el dream pop y el folk pop con elementos psicodélicos y encontrarás a Golden Daze.

 

 

WESTKUST ‘WESTKUST’ (RUN FOR COVER RECORDS)
Es probable que al escuchar a los suecos Westkust te suenen a algo que ya has escuchado más de una vez, noise pop de toda la vida… pero qué más dará eso cuando empieza a sonar ‘Swebeach’, el primer corte de este disco homónimo, y te quedas atrapado con la voz de su vocalista, Julia Bjernelind, arropada por un muro de guitarras shoegazer.

 

 

ROSE CITY BAND ‘ROSE CITY BAND’ (THRILL JOCKEY RECORDS)
Ya hemos podido escuchar un primer adelanto del nuevo disco de Rose City Band, a la venta en un par de meses, pero no viene mal echar un poco la vista atrás y recrearse en la escucha de su disco debut y en la visión cósmica y psicodélica del country que ofrece esta nueva aventura de Ripley Johnson, líder de Wooden Shjips y 50% de Moon Duo. Un proyecto creado sin expectativas previas y con libertad para experimentar con la instrumentación y los arreglos, que como suele ocurrir en estos casos, ha dado un resultado maravilloso.

 

 

GHOST NUMBER ‘DIRT & OTHER SPELLS’
Un poco de voodoo/roots/western swing a cargo de la banda donostiarra antes conocida como Ghost Number & His Tipsy Gypsies, que en este segundo álbum autoeditado mezcla con naturalidad y destreza los sonidos de raíz de la música norteamericana, toques de corte más tropical como la cumbia o el calypso e influencias de las músicas del este de Europa.

 

 

MATERIAL ‘LEATHER’
Material son de Vancouver, Canadá y este es su primer largo autoeditado, tras estrenarse en 2018 con una cassette. Te podría decir que hacen punk rock melódico con teclados, podría estirarlo un poco y decir que recuerdan a algunas bandas de emocore de los 90 por momentos, pero en realidad, no sé por qué, lo primero que me viene a la cabeza al escucharlos es que suenan como si Counting Crows molaran.

 

 

LARMA ‘LARMA’ (BEACH IMPEDIMENT RECORDS)
“Hardcore Punk and not much else since 2011″ es el eslógan de Beach Impediment Records, sello estadounidense con sede en Richmond, Virginia, responsable de la publicación de las ediciones en su país de bandas como los colombianos Muro, los franceses Condor o los protagonistas de esta recomendación, los suecos Larma. Este es su debut, un disco de kängpunk (o d-beat) con un sonido puramente “sueco-puro-de-oliva”, compuesto por 11 cortes interpretados de principio a fin como si no hubiera mañana.

 

 

UBIK ‘NEXT PHASE’ (IRON LUNG RECORDS)
John Wayne es un vaquero y está en Twitter, o eso dicen (y su cantante se desgañita haciéndolo) para abrir este MLP las australianas Ubik, que toman su nombre de la novela de Phillip K. Dick, un clásico de la literatura de ciencia ficción. De sí mismas dicen que el punk 77, el anarcopunk, la pesadilla distópica australiana en la que viven y una pizca de Cronenburg (sic) se unieron para crear su estilo jovial y pegadizo.

 

2019 en diferido en forma de simulación. Parte 2

Aquí va la segunda entrega de esta lista de discos de grupos que no conocía antes de Navidad o al menos no había prestado atención a sus últimos trabajos. Si no sabes de que va esto, pincha aquí antes de comenzar a leer lo que viene debajo de la foto de El Puto Amo.

 

 

DHIDALAH ‘THRESHOLD’ (GURUGURU BRAIN)
Primer larga duración de este trío japonés. Cuatro canciones y 35 minutos de space rock, krautrock, stoner-doom y rock psicodélico, todo bien pesado e intenso. El nombre de la banda viene de la leyenda japonesa de los Dioses Gigantes, conocidos como los creadores de montañas, lagos e islas y de este disco han dicho que trata sobre la evolución de la raza humana y el comienzo del universo. Con estos datos ya podréis entender que les gusta dejarse llevar…

 


 

FATAMORGANA ‘TERRA ALTA’ (LA VIDA ES UN MUS)
La Fata Morgana es un efecto óptico por el que objetos que se encuentran en el horizonte adquieren una apariencia alargada y elevada, como si de ciudades flotantes se tratara en el caso del mar. Casualmente hace unos días este fenómeno se pudo ver en Barcelona, ciudad en la que viven Patrycja Proniewska, también vocalista de Belgrado, y Louis Harding, los componentes de esta banda que toma el nombre del mismo y que se estrena en larga duración con este ‘Terra Alta’, publicado por La Vida es un mus. Un disco de synthpop sosegado, gélido y minimalista que consigue atrapar desde la sencillez.

 


 

BRAIN TOURNIQUET ‘BRAIN TOURNIQUET’ (PAINKILLER RECORDS)
El nombre del grupo y la portada de este 7″ no podrían ser más explícitos. Hardcore extremo desde Washington DC para amantes del powerviolence y el grindcore, con algún ramalazo sludge. 10 canciones en menos de 10 minutos (y porque hay un tema de tres minutos y otro de dos). Grupos como No Comment, Crossed Out, Capitalist Casualties o Infest pueden servir de referencia.

 


 

CONTROL TOP ‘COVERT CONTRACTS’ (GET BETTER RECORDS)
Frenético y retorcido, así es el post punk que ofrece este trío de Philadelphia liderado por la bajista y vocalista Ali Carter. Después de una demo publicada en cassette en 2016, Carter rehízo la banda con la incorporación a la guitarra de Al Creedon (productor de la demo) y de Alex Lichtenauer a la batería, para estrenarse en larga duración con este ‘Cover Contracts’ a través del sello de su ciudad Get Better Records, en el que también han publicado bandas como Sheer Mag, Dyke Drama o Potty Mouth.

 


 

HANK WOOD AND THE HAMMERHEADS ‘HEADS’ (TOXIC STATE RECORDS)
En unos días tendremos girando por la península a esta maravilla del garage-punk desde New York City. El sonido de Hank Wood and the Hammerheads es sucio y a la vez sorprendentemente fresco, algo pegadizo que te hace vibrar en cada impulso. Vienen haciendo gala de ello desde hace ya unos cuantos años, con hasta cuatro discos largos a sus espaldas, aunque su edición más reciente es esta escueta “2-song cassingle”, publicada a principios de 2019 precisamente para vender durante una gira y ya agotada en su versión física.

 


 

OUTER SPACE ‘INTO THE UNKNOWN’ (251 PROMOCIÓ CULTURAL)
Pulsar el play en este segundo álbum de Outer Space es como embarcarse en un viaje cinematográfico lleno de groove, que te lleva mentalmente hacia un mundo de clásicos de ciencia ficción y de películas de James Bond. La música instrumental (salvo una pequeña concesión) de este septeto barcelonés, catalogada como “afrospace” y en el que los vientos toman un protagonismo vital, bebe de la influencia del ethiojazz, el afrobeat y las músicas afroamericanas en general, como ellos mismos afirman, con notable gusto por el legado de figuras como Mulatu Astatke o Fela Kuti.

 


 

GONZO ‘DO IT BETTER AGAIN’ (ANTI FADE RECORDS)
“Gonzo aren’t punk, indie, shoegaze, psych, whatever. Gonzo are a rock band. And a real one”. Y te recordarán a bandas clásicas como Gang of Four, Devo, The Saints o Easybeats, hermanándose con bandas actuales como Eddy Current Suppression Ring o Uranium Club. Una nueva muestra de la buena salud de la escena underground australiana, para cuya comprobación no es preciso ni salirse del catálogo de Anti Fade Records, responsable de la publicación de este disco, en el que encontramos a bandas como Civic, Ausmuteants, Parsnip, Alien Nosejob o Constant Mongrel, que nuestro gurú Pepe Llobregat recomienda constantemente con fervor.

 


 

clipping. ‘THERE EXISTED AN ADDICTION TO BLOOD’ (SUB POP)
Tercer álbum publicado a través de Sub Pop de este grupo de rap de Los Ángeles, formado por Daveed Diggs en las voces y William Hutson y Jonathan Snipes en la producción. Esto es un hip hop experimental, una especie de transmutación del horrorcore, un subgénero intencionalmente absurdo y de contenido lírico basado en el horror, cuyo origen encontramos a mediados de los 90. Un disco intenso, extraño e inquietante, desde el propio sonido hasta el mismo título y la portada.

 


 

SUSS ‘HIGH LINE’ (NORTHERN SPY RECORDS)
SUSS es un quinteto de country ambiental afincado en la ciudad de Nueva York y este es su segundo LP, con un 7″ intermedio entre ambos discos largos. Combinando mandolina, guitarra barítono, pedal steel, violín, armónica, dobro, teclados y loops abren una nueva vía sonora, una nueva mirada hacia el horizonte en el Oeste americano, siguiendo el legado de Ry Cooder, en un saco en el que también podríamos meter a Boards of Canada o las bandas sonoras de Warren Ellis y Nick Cave. Entre lo cósmico y lo ambiental, enormemente apropiado para los momentos de introspección en cualquier caso.

 


 

PREENING ‘GANG LAUGHTER’ (DIGITAL REGRESS)
Trío de Oakland, California, formado por Max Nordile (saxofón y voz), Alejandra Alcala (bajo y voz) y Sam Lefebvre (batería), que tras varias demos y eps publicados en los dos años previos, se estrenan en larga duración con este disco. Es básicamente punk, pero con la particularidad de que no hay guitarras y hay un saxofón acaparando protagonismo en su lugar. También podríamos hablar de no wave, pero con la costa cambiada. Podemos mencionar además el funk, el post punk o el free jazz, pero en realidad no se podría explicar como suenan Preening mejor que lo hizo Layla Gibbon en Maximum Rocknroll: “Este tipo de sonido podría ser un castigo, pero en cambio es un placer”.

 


 

2019 en diferido en forma de simulación. Parte 1

En 2019 (y en lo que llevamos de 2020) me he terminado de enganchar definitivamente a la NBA. Sin llegar a ser algo exagerado, he visto más series que nunca. Incluso sigo de forma continuada una buena cantidad de podcasts, entre los que os recomendaría especialmente Aquí hay dragones (con Javier Cansado, Rodrigo Cortés, Juan Gómez Jurado y Arturo González Campos en Podium Podcast), Cambiando de tercio (con Miguel Iríbar en Phi Beta Lambda Podcast) y Vivalanumeración (con Edi Pou en Radio Primavera Sound). Pero, a cambio, también puede que este año pasado haya sido en el que menos discos he escuchado en mucho tiempo. A ver, que tampoco es que hayan sido pocos, he disfrutado mucho de lo publicado en estos últimos meses por bandas como Yawners, Airbag, Los Estanques, Cromo, Crudo Pimento, Río Arga, Ugatz, Espiricom, Los Jambos, Colectivo Da Silva, Neutrals, Rata Negra, Nueva Generación, Mick Trouble, Lorena Álvarez, Weak o Melenas y han pasado repetidamente por mis distintos reproductores. No obstante, si ya de partida lo de hacer una lista de mejores del año me parece una idea complicada, porque no tengo superpoderes, y poco llamativa, tampoco hubiera sido capaz realmente de hacer una de forma honesta. Así que, aprovechando las vacaciones navideñas, se me ocurrió hacer una intensiva puesta al día y sacando el FUA, entre algunas listas que me iban pasando y recomendaciones varias, acabé haciendo un listado de más de 120 discos publicados durante 2019 (o finales de 2018) a priori interesantes de grupos que no conocía hasta entonces o al menos no había prestado atención a sus últimos trabajos. De estos he hecho una selección definitiva para recomendar aquí en varias entregas. Aquí va la primera.

 
 

ANXIOUS LIVING ‘S/T’ (PISSED OFF!! RECORDS)
Primer y último trabajo de este trío formado para la ocasión por la estadounidense Kathleen Thornton (Constant Insult) y los singapurenses Izzad Radzali Shah (Laga) y Azril (Abrasion, Lubricant), publicado originalmente en cassette por el sello malasio Pissed Off!! Records, responsable de la edición en este formato de trabajos de bandas como los colombianos Muro y Dead Hero, los franceses Syndrome 81 y Youth Avoiders, los canadienses S.H.I.T, los italianos Idiota Civilizzato o los barceloneses Lux. Punk/post punk en la onda de Mission of Burma, Misfits o Wipers, de los que incluyen una versión de ‘Wait a minute’ para cerrar este EP de 5 canciones.

 


 
 

CHRONOPHAGE ‘PROLOG FOR TOMORROW’ (CLETA PATRA RECORDS)
Este disco se publicó realmente el 28 de diciembre de 2018, pero realmente eso es lo de menos en esta lista. Banda de Austin, Texas (o las tomas o las dejas) con un sonido entre el indie lo-fi y el punk, tan crudo y destartalado como adictivo, al que comparan con Television Personalities o los primeros Pavement. Después de varios trabajos autoeditados, se estrenan en formato a través de Cleta Patra Records, sello de Minneapolis.

 

 
 

VIOLENCIA ‘VIOLENCIA’ (CRYSTAL MINE)
Doble descubrimiento, esta banda de Tijuana, México, y el sello burgalés Crystal Mine, creado para promover el intercambio de música bajo la filosofía del anticopyright, que publica en formato cassette desde conciertos para plantas y música electrónica y experimental de distinta calaña hasta esta joya del powerviolence. En la cinta encontramos recopilados los dos trabajos publicados por la banda entre 2018 y 2019, ‘El odio me hizo hacerlo’ y el split con los angelinos Depraved. 17 canciones en apenas 15 minutos.

 

 
 

OLDEN YOLK ‘LIVING THEATRE’ (TROUBLE IN MIND RECORDS)
Viene bien revisar de vez en cuando las referencias publicadas por Trouble in Mind Records, porque el sello de Chicago acoge bandas tan estupendas como este dúo neoyorquino formado por Shane Butler y Caity Shaffer. Hace tiempo que ando bastante perdido en esto de las etiquetas, pero he leído descripciones sobre Olden Yolk que hablan de folk abstracto, folk de raíz psicodélica, psych pop o pop onírico. Supongo que se podría resumir simplemente como folk pop. Como curiosidad, toman el título de este álbum de un movimiento teatral experimental creado en Nueva York en los años 40 en el que los actores rompieron con la tradición al crear una experiencia de expresión comunitaria en el que buscaban la implicación de los espectadores.

 

 
 

SUNWATCHERS ‘ILLEGAL MOVES’ (TROUBLE IN MIND RECORDS)
Otra banda de Nueva York bajo la etiqueta Trouble in Mind, que nos ofrece en este caso una suerte de rock instrumental, evocador y experimental, a medio camino entre el free jazz y el noise rock, en este su tercer álbum. La portada de este disco, una ilustración de Scott Lenhardt al estilo de los trabajos de Mort Drucker para la revista Mad, es el remate a la propuesta catártica y revolucionaria de la banda, mostrando a un Kool-Aid Man (la mascota de una marca de bebidas) sublevado aplastando al Tío Sam mientras observan Margaret Thatcher, Richard Nixon o Mel Gibson, entre otros.

 

 
 

MAUSOLEO ‘EXTRAÑO’ (POLZE DE LA MORT / DISCODROME RECORDS)
Desde Valencia, un poco de devotional punk. O dicho de forma más sencilla, un poco de dark wave. O más sencillo  todavía, post punk, aunque se declaren insumisos de esta etiqueta. “Su sonido retro y las oscuras maneras de las que hacen gala conectan directamente con los ochenta de Golpes Bajos, Desechables, Décima Víctima, Parálisis Permanente o incluso Los Burros. Y curiosamente, con todo este montón de deudas echadas a las espaldas, Mausoleo suenan actuales”, copio y pego de alguna hoja promocional. Este EP de cuatro temas es su segunda referencia tras una demo y está editado en cinta por Polze de la Mort y Discodrome Records.

 

 
 

LOSS LEADER ‘S/T’ (LA AGONÍA DE VIVIR)
A Loss Leader debería haberlos conocido antes, eso es así. Porque son de Madrid, hacen emocore noventero, comparten componentes con bandas como Weak o Wild Animals y además este disco, su debut, lo publicó en diciembre de 2018 junto a otros sellos La Agonía de Vivir, que es mi mayor proveedor de discos en la actualidad. A cambio de este tipo de despistes he podido ver los playoffs de dos temporadas de la NBA completamente en diferido sin comerme casi ningún spoiler. Así que todo bien, al final cada cosa llega a su sitio y los acabé descubriendo de rebote gracias a un hilo en Facebook en los que se recomendaban grupos de por aquí que molaran y se salieran del mal llamado indie español actual y el sonido festipack. Como suele pasar un tiempo entre que guardo en la lista de pendientes ciertos grupos y la escucha efectiva de los mismos, cuando me puse a ello tardé un rato en caer en la cuenta de que lo que estaba escuchando era un grupo estatal y lo fui flipando un poco al ir descubriendo todos los datos comentados un poco más arriba.

 

 
 

LITTLE SIMZ ‘GREY AREA’ (AGE 101 MUSIC)
Little Simz es el alias de la rapera y actriz londinense Simbiatu Abisola Abiola Ajikawo. Bajo su propio sello independiente, Age 101 Music, ha publicado múltiples mixtapes y EPs y tres álbumes en los últimos 10 años (acaba de cumplir 26 años). ‘Grey Area’, su disco más reciente, producido por Inflo, es un disco de corte más bien clásico que, como he leído por ahí, “nada a contracorriente en los tiempos del trap” y además, gracias a él, ha sido nominada para los Mercury Prize y los premios IMPALA, pero ya sabéis que esto es lo de menos…

 

 
 

GONG GONG GONG 工工工 ‘PHANTOM RHYTHM 幽靈節奏’ (WHARF CAT RECORDS)
Gong Gong Gong 工工工 es un dúo afincado en Pekín y una combinación de lo más improbable. Solo guitarra y bajo. Tom Ng es hongkonés, toca las seis cuerdas y canta en cantonés. Joshua Frank nació en Canadá, aunque ha vivido durante varias temporadas en Pekín desde su niñez, es el encargado del bajo y de traducir al inglés las letras de su compañero. Juntos, a pesar de todo lo dicho, suenan más bien como una mezcla de drone music y desert blues del noroeste africano con un pizca de Bo Diddley.

 

 
 

CY DUNE ‘DESERT’ (LIGHTNING RECORDS)
Cy Dune es el seudónimo artístico de Seth Olinsky, guitarrista, vocalista y compositor de Akron/Family, en su carrera en solitario. En este trabajo, ‘Desert’, presenta una primera serie de archivo de canciones de blues experimental recopiladas de diferentes experimentos y grabaciones realizadas inicialmente en los últimos años entre Tucson, Arizona y el desierto de Joshua Tree en California, donde tuvo que recurrir al uso de generadores eléctricos, y completadas con la colaboración en Brooklyn del batería Andrew Barker y los bajistas Shazad Ismaily y William Parker y en Philadelphia de David Hartley (bajista de War on Drugs) y Chris Powell (batería de Need New Body).

 


 

Estrenos T&L: la cinta de Cromo


Vanesa (batería; Sabotaje, Absoluta), Manuel (bajo; Tumefactum, Pintauñas Negro) y Guille (guitarra, voz; Nueva Generación, Incidente Tunguska) son Cromo, porque tener un solo grupo es un rollazo, hay que tocar por lo menos en tres por cabeza. “Pero con tranquilidad siempre”, que esto es Murcia y esto es punk. ¿Acaso esperabas otra cosa?


Se estrenan con esta demo de seis canciones, grabada con Fran López en los estudios Central Esclavo y publicada en formato cassette para los apegados al formato físico. No creo que tardes mucho en verlos tocarlas en directo.

 

Estrenos T&L: Sticky Lovers, peladillas psicodélicas

Estrenamos el nuevo EP de Sticky Lovers. Ya sabes, cosa de maikeles, el grupo de Nino Malone, Marco Velasco y Luiggi García. Como yo ya he dicho sobre este y otros grupos de los implicados prácticamente todo lo que se puede decir, para esta ocasión he pedido ayuda y son otras personas las que os cuentan sus impresiones sobre las canciones del trío murciano. Una selección de maikeles emigrados (desde Belfast hasta la ciudad alemana de Tübingen, pasando por Madrid) y otra gente murciana de bien, una canción por cabeza y lo primero que se les ha ocurrido al escuchar el tema en cuestión.

 

 

1. Dr. Lilly (Triki; ex In the ears of children, ex Cherry and the clouds)
“No puedo – ni quiero – ser objetivo. Es un privilegio poder decir que conozco a los autores de esta maravillosa canción, y me alegra mucho saber que están haciendo algo juntos de nuevo. Volviendo a sus momentos más post-rockeros, pero con esa pátina de compleja sencillez que saben imprimir a las canciones tras muchos años. Esas atmósferas, detalladas a más no poder. El estilo es tan inconfundible que debería tener su propio nombre. Maikelismo en estado puro”.

 


 

2. Homoconejo (Raimon; The Hipsbreakers, ex Malatestas, ex Reparto Negro)
“¿Post punk? ¿Psicodelia? ‘Homoconejo’ ha llegado para quedarse. Bien podría haber llegado en los 80, pero es un conejo evolucionado, es un lagomorfo 2.0 del planeta Murcia, la nueva huerta del rock”.

 


 

3. Waiting (Luis Vidal; ex Skizosonics, ex Mamones Vengativos)
“Es un hit. Una canción glo-fi. Una peladilla atmosférica, con el sello de los Cherry and the clouds, que te transporta al final de un ballroom dance ochentero en la piscina de El Miradoor, o en La Isla del Puerto de Mazarrón, una noche de verano psicodélico mientras la luna se va desvaneciendo”.

 


 

4. Muchachas (Ana Andújar; Dare to be one of us, girl, Tímpanos y Luciérnagas)
“La madre que olvida durante 10 segundos dónde dejó a su hija mientras se toma un chupito. Las señoras que se quedan en coños hablando del tiempo en el vestuario. La hermana a la que ya no le importa que pilles masturbándose. Una alucinógena oda punk a la imperfección y la banda sonora de una persecución de Benny Hill al revés. Parece que los Sticky Lovers han elegido por fin con quien deben juntarse”.

 


 

5. Disco Party Rancho (Inma Torres; Nueva Generación, Absoluta, ex Bushwhack, fanzine Murcia Tropikal)
“Llevas una semana dura, parece que no va a terminar nunca. Pero todo pasa, tu comisura se eleva, estás sonriendo, escuchando ese tema que te motiva. No te das cuenta, pero estás bailando mientras disfrutas del coro de la que será la canción que suene en bucle en tu equipo de música durante un tiempo”.

 


 

6. Merizo (Miguel Porras; Alexanderplatz, ex Murciano Total, ex El Estudiante Larry)
“Cherry, Marco y Luiggi son el perfecto Whopper completo psicodélico que la juventud necesitaba. Aquí tocando por Beck, y haciendo todo un hit rompepiernas y cerebros”.

 


 

- – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - – - -

 

Escúchalo aquí del tirón si lo prefieres:

 

 

Caravaca Power Pop: “El futuro son los festivales de autor”

Con las buenas sensaciones de su primera edición aún en la memoria, tenemos ya a la vuelta de la esquina la segunda entrega del festival Caravaca Power Pop, un evento centrado en el “Power Pop y aledaños”, como indica su organizador y nuestro interlocutor de hoy, José Esteban Martínez-Iglesias (también líder del grupo Octubre). Nos vemos el 26 de octubre en Caravaca de la Cruz.


 

Hasta la llegada el año pasado de este Caravaca Power Pop, siempre habías soñado con organizar un festival. Ya son ganas de meterse en ‘fregaos’, ¿no?
Algunas veces pienso si no estaría mejor “callaico” y no estar siempre proponiendo y montando historias. Pero bueno, el mundo me ha hecho así.


Con esta segunda edición ya en el horizonte, ¿se están cumpliendo las expectativas respecto a lo que imaginaste que podría ser cuando se te ocurrió la idea de organizar un festival?
Pues la verdad es que sí. Yo diría que el festival ha superado las expectativas que teníamos en un principio. Ver el año pasado el recinto de los conciertos totalmente lleno fue una sorpresa y, a su vez, una gran satisfacción personal.


¿Cuánto tiempo pasó desde que tomaste la decisión hasta que se confirmó que se iba a celebrar?
Pues la primera edición se hizo esperar varios años. Más o menos cinco años desde que lo planteé hasta que el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz se decidió a apostar por el proyecto.


Ya lo has dicho en muchas ocasiones, pero creo que no está mal recordarlo: ¿Por qué apuestas por un formato de festival modesto y más o menos acotado estilísticamente?
A ver, lo de modesto es porque no hay más dinero. Si lo hubiera, que no te quede duda que, además de los que ya nos traemos, nos traíamos a grupos y solistas a los que ahora mismo, por presupuesto, no nos podemos ni acercar. Eso sí, todos estarían dentro de lo que denominamos Power Pop y aledaños. El acotamiento estilístico es porque creo sinceramente que el formato de festivales musicales genéricos está agotado. Ya son cientos de festivales por todo el país en el que, prácticamente, se repite el mismo cartel. Para mí, el futuro son los festivales de autor o de un estilo. Es decir, de un estilo de música más minoritario pero que hace que personas de toda España o, incluso, de varios países de Europa, se desplacen a este festival pues saben que lo que se van a encontrar es la música que les gusta.


Aunque habrá otras actividades paralelas repartidas a lo largo del día por diversos lugares de la ciudad, evidentemente el plato fuerte son los conciertos en la Ciudad Jardín, que en esta edición protagonizarán Airbag, La Granja, Feedbacks y Los Malinches. ¿Por qué estos cuatro concretamente?
Pues por muchas razones. La principal es porque nos gustan mucho y encajan muy bien estilísticamente con el espíritu del festival. Y si además se te ponen a tiro… ¿Tú las hubieras dejado pasar?


Entre las citadas actividades paralelas, destaca la presentación del libro de Pablo Carrero sobre los 25 años de existencia de su sello, Rock Indiana. Aparte de su carácter biográfico, no conocemos muchos datos sobre este libro, así que lo de Caravaca va a ser algo así como su “estreno mundial”, ¿no?
Sí. Totalmente. Cuando empecé a pensar en actividades culturales, lo primero que se me ocurrió fue llamar a Pablo, puesto que, conociéndolo, sabía que tendría algo pensado como un libro o una exposición por los 25 años de Rock Indiana y, efectivamente, estaba preparando un libro. Así que, en Caravaca, tendremos el estreno mundial de ‘Humildad y Paciencia’. Si llega a tiempo…


En cuanto a pinchadiscos, se ha ampliado la plantilla, habrá más pinchadas a lo largo del día y de la noche. Eso sí, repiten todos los del año pasado (Domingo No Surf, Teenarama Powerpop, Mod Sound Delegation Lorca, Jomi). A ver quién le dice a los susodichos que no desenfunden su arsenal de discos en un evento tan particular como este en nuestra región, ¿no?
Han querido repetir todos. Eso significa que no se lo pasarían tan mal, ¿no? Nosotros desde luego disfrutamos una barbaridad con sus sesiones y por eso hemos querido contar con ellos otra vez. Además, este año tenemos dos fichajes de lujo: Ángel Snap y Antonio Pérez Valcárcel, por lo que la diversión está, de nuevo, asegurada.


Aunque aún no ha llegado esta segunda edición, con las buenas sensaciones que dejó la primera, ¿es inevitable pensar en nombres que se han quedado en el tintero para próximos años? Y ya que estamos… ¿Y Octubre pa’ cuándo?
Muchísimos nombres se quedan. Por supuesto. Pero eso no es malo. Así se tiene ilusión en seguir trabajando para que haya más ediciones y, por fin, traerlos. En cuanto a Octubre… ya se verá. No será fácil.


La canción del verano

Como 2019 son 20 más que 1999, en algún momento se me ocurrió que el próximo mes de septiembre sería buena fecha para volver a publicar un fanzine. Luego pensé: si solo hace un año que saqué el anterior y no 17, ¿qué necesidad hay? Y abandoné la idea de inmediato. Lo que sí he hecho este verano, aprovechando las vacaciones y otras circunstancias de la temporada, aparte de leer algo más de lo habitual, es volver a escuchar discos con cierto afán, que es algo que últimamente había dejado un poco apartado en favor de los podcasts. Estos, por ejemplo.