CRLM Office

Una web de Alfonso Zaplana Pérez.

Tú sí que vales

Ya lo he dicho alguna vez, salvo en lo de elegir fotos de perfil en Facebook y en alguna cosilla más sin demasiada importancia, soy una persona sin talento especial alguno. Afortunadamente, creo que siempre he sido consciente de mi condición, que en este caso es la de mediocre. Y es que en determinados momentos de la vida y en determinados oficios, sobre todo en aquellos que tienen que ver con el arte y la cultura, se da a veces el caso de aquel al que, sin serlo, le dicen lo bueno que es continuamente. Esto suele acabar en un desquiciado estado de frustración y una búsqueda continua de esa mano negra que te impide progresar. Del mismo modo, si eres bueno y te lo dicen mucho es probable que te lo acabes creyendo tanto que te vuelvas insoportable. También puede que, con la excusa de lo rompedor o con eso de pensar que uno está de vuelta de todo cuando no ha llegado ni a la mitad del camino, acabes haciendo verdaderas mierdas sin darte ni cuenta.

 

Quentin Tarantino. Una visión posmoderna del cine negro.

 

Cuando estudié Periodismo tuve la suerte de poder elegir casi a la carta el tema de mi proyecto fin de carrera. Y cuando digo suerte, es una forma de hablar. Totalmente. Me lo gané. A pesar de estar currando en la asesoría de lunes a viernes, ocho horas diarias y en jornada discontinua, pude escoger el segundo de la lista, gracias a las notas obtenidas hasta entonces en la carrera.

 

No recuerdo bien el nombre exacto que aparecía en la lista, pero supongo que sería algo de cine o periodismo cultural. Así que, tras darle algunas vueltas con mi tutor, decidimos que el proyecto tratara sobre las tres primeras películas de Tarantino.

 

Dadas las circunstancias, me lo tomé con calma, disfrutándolo, documentándome durante unos 5 meses al menos. Y para ello, aparte de leer multitud de libros y artículos de revistas, me tragué 42 películas. Luego me pillé un mes de vacaciones sin sueldo y me dediqué en ese tiempo a redactarlo y a revisar Reservoir Dogs, Pulp Fiction y Jackie Brown.

 

El resultado fue bastante satisfactorio: un 9,2 de nota y un montón de buenos ratos. Además, alguna de las películas vistas pasó directamente a mi lista de favoritas. Pero el trabajo nunca lo he compartido, más allá de aquellos amigos que me lo han pedido. Anoche, durante una amena conversación, me acordé de ello y he decidido subirlo en pdf a la red. Es un texto académico, con un estilo quizás poco divulgativo y con una estructura requerida, puede que resulte un poco farragoso de leer, pero si a alguien le apetece leerlo, aquí tiene el enlace: Tarantinoir. Son unas 60 y pico páginas.

Comienza la segunda temporada de Hey Hey, My My

Tras un parón de dos meses, que ya tiene bastante un murciano en verano con apañárselas para soportar el calor, hoy regreso a la programación de Trémolo Radio con Hey Hey, My My. Ya sabéis, uno de los spin offs de Tímpanos y Luciérnagas que nos sacamos de la manga el año pasado para reinventarnos ante nuestras nuevas circunstancias.

 

¿El rollo? Lo de costumbre, selección musical dispersa y ambigua y ninguna pretensión más allá de pasar el rato grabándolo, pinchando música que me gusta y comentando lo que me apetezca en cada momento, sin guión alguno y en riguroso diferido. El resultado, mejorable en el aspecto técnico y en la locución, pero acorde con lo que es el programa y conmigo mismo: algo casero, de ritmo lento y poco eufórico, hecho en Murcia, donde las palabras ceden el protagonismo a las canciones salvo en momentos puntuales…

 

A partir de esta tarde, si no falla nada, tendréis una nueva entrega cada dos semanas (más o menos) y podréis escucharlo en la radio del Bar Trémolo y en el blog de Tímpanos y Luciérnagas. El primero ya está grabado y preparado para subirlo al podcast.

 

 

Una reflexión, un propósito

 

Decía Nick Cave en 20.000 Days On Earth que lo que más temía era perder la memoria, no conservar esos recuerdos que, en su caso, inspiraban su arte. Una idea aparentemente sencilla que, sin embargo, me marcó y a la que no he dejado de darle vueltas desde entonces. Si algún día perdiera la memoria, de nada servirá guardar algo por escrito ni las fotos de determinados lugares o momentos. Tampoco los recordaré.

 

Viene este pensamiento a reafirmar otros sobre los que vengo recapacitando en los últimos meses. No es que vaya a dejar de hacer fotos, por ejemplo, es evidente que es una forma útil de compartir experiencias, más aún en estos tiempos en los que las cosas van tan rápido. Pero siento la necesidad de poner más empeño en disfrutar del momento, dejando de lado ciertas costumbres adquiridas en el pasado reciente. Es algo que creo que en esta sociedad estamos olvidando, disfrutar el momento, sometidos en la espiral de la inmediatez en la que las redes sociales se han convertido en herramienta principal.

 

Tampoco es que vaya a dejar de usar las redes sociales, a pesar de todo me parecen un buen método para compartir determinadas cosas con personas concretas y de dar a conocer lo que uno hace. Simplemente hace ya algún tiempo que siento vértigo ante la forma desatada en la que, por lo general, las usamos y tengo la sensación de que necesito prescindir de esa inmediatez por la que precisamente causan furor, usarlas de un modo distinto, propio quizás de otros tiempos, en los que Internet aún no era algo tan acelerado. Dejar reposar las ideas. Guardar las impresiones, las fotos, los comentarios y compartirlos, si procede, más adelante, en la tranquilidad del hogar, en vez de un instante después de que sucedan los hechos en cuestión. En definitiva, tomarme las cosas de otra forma, como dice un tal Fernando Junquera, al que algunos conoceréis por su nombre artístico, Negro: con la calma.

 

Playa del Silencio, Asturias

Toundra: “Nuestra música se transmite igual a alguien de Granada que de Oslo”

Toundra es una de esas bandas que uno ve con regocijo cómo progresan profesionalmente, dando un paso adelante con cada nuevo trabajo, convirtiendo algo que podría considerarse como un hándicap, ser una banda instrumental, en una oportunidad y llegando cada vez a más gente. Es por ello que, desde que empecé a escuchar su música con asiduidad, con su segundo álbum, mantengo la costumbre de hacerles al menos una entrevista con cada nuevo disco. Aún no les había hecho una tras la publicación de IV, así que he aprovechado que visitan Alicante y Murcia este fin de semana para cumplir con la tradición.

 

 

Hacéis rock instrumental, pero rehusáis usar el término post rock para vuestra música. ¿Pensáis que os perjudica que se os encasille dentro de una etiqueta determinada?
Esteban: No es que nos perjudique o no. Nunca hemos hecho música para copiar a ciertas bandas anglosajonas y realizar un ejercicio de estilo. Nos gusta tocar por encima de todo y nos juntamos para crear algo propio. Así que nunca hemos querido limitarnos en ningún sentido, empezando por el estilístico. Aún así, no nos molesta ninguna etiqueta. Si nos ayuda de alguna manera, siempre nos vendrá bien.

 

En anteriores entrevistas, tanto con (II) como con III, hablabais de una cohesión entre las canciones, de una inspiración común, de un nexo entre los títulos. ¿Mantenéis la costumbre con este IV?
Esteban: Sí, y creo que lo hemos hecho más que nunca. Hemos querido dar un paso más allá. Somos fanáticos del Animals de Pink Floyd y ha sido una gran influencia. Hablamos de cómo el ser humano ha destruido el planeta sin tener en cuenta a los demás. Queríamos reflejar nuestro disgusto con esa soberbia.

 

Con anteriores trabajos ya habíais realizado incursiones en mercados internacionales, pero ha sido ahora con el fichaje por Superball/Century cuando habéis dado el salto definitivo. ¿Creéis que os favorece, por ejemplo, ser una banda instrumental para abordar mercados internacionales? Por cierto, ¿qué tal la acogida del público en las ciudades en las que os habéis estrenado durante la pasada gira europea?
Esteban: No tener ni voz ni idioma es una ventaja a la hora de exportar nuestra música. Siempre lo hemos pensado y creo que cada día es más cierto. Nuestra música se transmite igual a alguien de Granada que de Oslo, de la misma manera. Y eso es gracias a que no hay ni acentos, ni idiomas ni tan siquiera un mensaje cerrado. Por ello la acogida ha sido muy muy buena, la verdad. Pero tenemos que seguir trabajando para seguir creciendo un poco más.

 

Ya sea dentro o fuera de nuestras fronteras, algo evidente es que no paráis de girar. Tanto tiempo en la carretera, ¿no os da miedo que eso pase factura en el futuro, os domine la autopista y acabéis como el cantante de Obús de reality en reality?
Alberto: Lo veo complicado, porque es un mundo que no conozco demasiado y que se me antoja violento e incómodo. Y la tranquilidad de la furgoneta es totalmente opuesta a un plató, me temo. De giras no creo que me canse nunca.

 

Vivimos tiempos raros, dominados por las redes sociales, en los que son continuas las polémicas, sin necesidad de tratar temas habituales como política o fútbol. La propia música es protagonista de muchas de ellas, el indie, los festivales, el crowdfunding… No os voy a pedir que toméis partido en ningún caso concreto, pero sí me gustaría saber si hay alguna práctica habitual en el panorama musical actual de la que, como banda, os neguéis a formar parte.
Alberto: Nos hemos negado a salir en anuncios de productos bancarios. Muy absurdo, pero esa oferta existió. Cualquier cosa que no esté relacionada estrechamente con la música no nos interesa. Respetamos que la gente busque formas de financiarse o promocionarse a través de otros canales, pero no es un mundo hecho para nosotros. Lo nuestro es ir tirando de giras, conciertos, entrevistas y cosas nuevas pero 100% iniciativa nuestra como lo del podcast.

 

El tiempo y vuestra progresión profesional os ha llevado a escenarios de eventos de lo más diverso, con un público de lo más variopinto. De uno de estos llegué a ver una crítica a vuestra puesta en escena bastante peculiar… y despistada. ¿Habéis conseguido ya que los imprevistos sobre el escenario se solucionen solos, como buenos profesionales, o aún seguís necesitando tener por allí dando vuelta a dos tipos de pasado hardcoreta?
Esteban: Nos gusta llevar a nuestros amigos a nuestros conciertos desde que empezamos. Compartir lo más importante de nuestras vidas con los más importantes de nuestras vidas es lo que le da sentido a todo esto. Además, si son David de Trono de Sangre o Alberto (de Astoria Records, la primera persona que confió en nosotros) estamos encantados porque nos ayudan con el backline. Tocar en ciertos festivales donde nunca hemos estado supuestos para tocar tiene estas cosas: no todo el mundo puede ni tiene por qué entendernos.

 

Se supone que ahora formáis parte de una familia digamos “más grande”, pero venís de un entorno más “casero”, de sellos como Astoria o Aloud, y creo que realmente no habéis perdido esa esencia underground ni os habéis alejado de ese entorno mencionado. Así que, ¿por qué no aprovecháis para hacer unas cuantas recomendaciones de bandas en esta línea a los lectores?
Esteban: No pertenecemos a nada, a nadie, ni somos nada. Somos nosotros mismos que es mucho más y mucho mejor que cualquier otra cosa y estoy seguro de que tú opinas igual. Recomendaciones: Trono de Sangre, Adrift, Isasa, Bullitt, Nueva Vulcano, Joan Colomo y todo lo que diga Amalio Varela en Feiticeira.org

 

En cierto modo se puede decir que ya lo estáis haciendo a través de vuestro recién estrenado podcast. ¿De dónde surge esta idea y qué intenciones tenéis exactamente con este?
Esteban: Surge de realizar un programa en Radio 3 donde ni Alberto ni Álex pudieron venir. Así que decidimos hacer nuestro programa. Alberto ha sido el gran impulsor de este podcast, ya que escucha muchos grupos y de diferente índole en su trabajo. Simplemente queremos pasarlo bien, que al final es de lo que trata todo esto.

 

Llegado a este punto, ¿no creéis que hubiera sido mejor que hiciera un corta y pega de lo mejor de vuestra cuenta en Ask.fm?
Esteban: No lo sé, no he contestado aún a nada en el Ask.fm. El resto del grupo lo hace y lo hace por lo visto muy bien, porque todo el mundo lo comenta. Yo soy demasiado antiguo para esas cosas ya…

 
Viernes 22 de mayo @ Alicante, Sala Stereo, w/ MKM
Sábado 23 de mayo @ Murcia, Sala REM, w/ Galgo
 
Además: Cinco versiones que podría tocar Toundra y no te lo imaginas (o sí)
 

Cinco versiones que podría tocar Toundra y no te lo imaginas (o sí)

Mañana publicaré en este blog una entrevista a Toundra, aprovechando sus conciertos en Alicante y Murcia de este fin de semana. Pero antes, aquí tenéis un adelanto, la típica pregunta de las versiones, pero tratando de darle un pequeño giro para buscar canciones improbables. Debo reconocer que he intentado condicionar a los entrevistados, orientándolos hacia aquellos grupos en los que coincidimos (hacia el punk rock más concretamente), pero son duros de roer. Al final no he tenido éxito, o sí, no sé. Juzga tú mismo.
 

Aquí tenéis, cinco canciones de las que los componentes de Toundra querrían hacer una versión con su correspondiente explicación:

 

Black Magic Woman, de Santana. 
Aunque ahora todos recordemos a Santana como ese abuelete hortera que hace canciones con Maná y otros grandes de la canción melosa, en los 70 fue un grandísimo guitarrista con un estilo propio muy definido que siempre arriesgaba apostando por fusionar estilos y raíces.

 


 

Roulette Dares (The Haunt Of), de The Mars Volta.
Quizás pueda ser más evidente esta canción porque la única versión que hemos grabado en nuestra historia ha sido de este grupo. Nos encanta este disco, sobre todo por las base rítmica (con esas baterías de Theodore). Nos encantan las partes de sintetizadores de esta canción. Fue una inspiración para llamar a Mario Zamora a grabar con nosotros en IV.

 


 

Starless, de King Crimson
Para no variar, porque el hecho de que siempre nos hagan esta pregunta no voy a cambiar…
¿Por qué? Porque los padres de Macón le concibieron con esta canción y les agradecemos mucho que no abortaran…

 


 

Kick Out The Jams, de MC5
Porque esta canción grabada en 1968 cambió para siempre el concepto del rock como icono de música popular tanto en el fondo como en la forma y llevó su mensaje a una nueva dimensión, añadiendo a la diversión la posibilidad de que la música pueda también ser un vehículo para mejorar el mundo.

 


 

Chacun de tes pas, de Envy
Uno de los mejores temas de la banda japonesa y que también forma parte de nuestras influencias, son brutales. La energía que transmiten en disco es envidiable, está muy bien trasladado el espíritu del grupo en directo a la grabación. Algo que toda banda debería perseguir.

 


 

Sobre documentales musicales…

 

Hace unos días comentaba esto en Facebook y me apetece que quede aquí de forma permanente:

 

“Acabo de terminar de ver la serie Sonic Highways de Dave Grohl. Como serie documental, muy recomendable, pero de las ciudades que la protagonizan y de sus músicas creo que poco o nada de inspiración encontramos en las canciones que forman el disco del mismo nombre de Foo Fighters. Una vez terminada, y con el disco en cuestión escuchado unas pocas veces, aunque en formato vídeo las canciones ganan, a mí no me dan ganas de abordarlo con detalle, ni siquiera me apetece recuperar los primeros discos de la banda, los ‘buenos’. Algo que, por otra parte, resulta lógico. Ahora lo que realmente me apetece es ponerme a escuchar como un loco a Bad Brains, Fugazi, Big Black, 13th Floor Elevators, Butthole Surfers, Big Boys, Naked Raygun, Kyuss, Germs, Mudhoney, Ramones, Runaways, Beastie Boys, Public Enemy…

 

Ya que estamos con documentales, está a punto de estrenarse el de Kurt Cobain y, aunque lo veré de cabeza, tengo sensaciones encontradas. Por una parte, aunque a día de hoy me siguen flipando los discos de Nirvana y me encantan las canciones de Kurt, nunca ha sido un personaje cuya historia, dejado atrás en el tiempo el impacto de su final trágico, me seduzca mucho. Me siento mucho más cautivado, a pesar de ser Joy Division un grupo que conocí bastante después y que me toca menos la fibra que Nirvana, por la biografía de Ian Curtis. Por otro lado, aún guardo en el recuerdo la no pequeña decepción que me llevé con About a son… ¡Vaya coñazo! Así que espero redimirme con este Montage of heck”.


Estrenamos “Cook Your Brain” de MOTT

Estaba Marco A. Velasco encerrado en su estudio de El Miradoor trabajando en la grabación de alguno de los múltiples grupos que han pasado por allí en los últimos años y sintió que le faltaba algo. Efectivamente, después de mucho tiempo formando parte de bandas como Cherry and the clouds, Malatestas, 300 días de sol o Siberian girls, estaba sin grupo. “De mañana no pasa, me monto una banda nueva”. Pero se le olvidó… todo el tiempo. No obstante, por la inercia de todo buen maikel siguió componiendo y grabando canciones en solitario. Y cuado se dio cuenta tenía un EP. Y luego canciones para poder grabar incluso un LP. Entonces apareció Aarón, de Perro. Más tarde se unió Larry. MOTT,  contra todo pronóstico, era una realidad y este “Cook your brain” viene a demostrarlo.

 


 

Publicado originalmente en Tímpanos y Luciérnagas.

 

El Frenopàtic Radioshow #271: Bcore Disc 1996-2001

 

Hace ya bastante tiempo que tenía pendiente esta colaboración con el programa del amigo Jordi Comas, pero no habíamos encontrado el hueco ni, sobre todo, el tema a tratar. Ahora, con la entrada de 2015, ha comenzado la conmemoración del 25 aniversario de Bcore, una discográfica que para mí siempre ha sido una referencia. Es por tanto una oportunidad estupenda para matar dos pájaros de un tiro, cumplir el compromiso con El Frenopàtic Radioshow y, a la vez, unirnos a las celebraciones de Bcore. Como el catálogo es muy amplio, decidí hacer una selección de canciones publicadas por la discográfica barcelonesa entre 1996 y 2001, empezando por el primer disco de Xmilk, una banda cuyo descubrimiento supuso para mí una pequeña revelación, una apertura de horizontes hacia nuevos géneros y nuevas o viejas bandas. Jordi le puso voz.

 

01. Xmilk “Personal”
02. Aina “Clash/Removal”
03. No More Lies “Migraine”
04. Xmilk “Still Broken”
05. Schedule “Más De Lo Mismo”
06. Slang “A First-Class Décolletage”
07. Aina “Mnemotechnics”
08. Dies Irae “Innocence Train”
09. The Capitol City Dusters “Reason”
10. Xmilk “Enigmatic Shadowplay”
11. A Room With A View “You Say”
12. Nantucket “My Grandmother’s Swimming Pool”
13. All Ill “Monster”
14. Bluetip “New Shoe Premonition”
15. Dismemberment Plan “Gets Rich”
16. 24 Ideas “Sick Of Banality”
17. Zeidun “Galactic”
18. Stand Still “Words”
19. The Unfinished Sympathy “A Brand New Friend”
20. Maple “Save Me”
21. Half Foot Outside “90′s Love”
22. Aina “Two Questions”
23. Stand Still “Circle”
24. No More Lies “Stone, Noise, Broken Glasses”

 

Programa emitido en Radio Celrá el 28/01/15.

The Ships: “Toda la industria cultural es un terreno movedizo”

Hace ya algunos meses, después de que compartiera algo sobre GAS Drummers en redes sociales, Ángel Gómez de Miel de Moscas aprovechó para lanzarle a Dani Llamas un claro mensaje, un “tenemos que hablar”, pero de los buenos, de los que uno ve y piensa que la van a liar, pero para bien. En un principio pensaba que se trataba de algo relacionado con GAS Drummers, pero me equivoqué, la sorpresa fue mucho mayor. Poco antes del pasado verano, Ángel me mandó un mensaje con dos canciones sin masterizar adjuntas: dime qué te parece. Eran “Want” y “I Got Lost”, dos de los temas que componen “The Summer Of Our Lives”, el debut de The Ships. Desde la primera escucha tuve claro que, aunque aquello no era nada nuevo, sonaba TAN bien que debía funcionar. Vamos, que seguro que lo iba a petar. Así fue, pasó el verano, se publicó el disco, los medios especializados y no especializados han caído rendidos ante su eficacia pop y el 2015, a la vuelta de la esquina, se presenta ajetreado para el grupo liderado por Dani Llamas, Paco Loco y Juan Ewan.

 

 

La aparición de vuestro disco ha sorprendido bastante, y gratamente. ¿Realmente creéis que es tan insólita esa mezcla como se ha dicho, o simplemente es un disco de pop-rock de guitarras “de los de toda la vida”?
No es en absoluto insólito. Yo lo veo más bien como todo lo contrario de insólito. La música es lo que yo considero “de toda la vida”, es decir “atemporal”. El problema, quizá, es que hoy en día las bandas de estribillos y guitarras brillan por su ausencia, he ahí lo insólito.

 

La grabación de “The Summer Of Our Lives” empezó hace cuatro años. ¿Por qué sale ahora el disco a la luz y no antes? ¿Y qué os llevó, a pesar del paso del tiempo, a no abandonar el proyecto y querer recuperarlo ahora?
The Ships nace de una manera absolutamente alejada del esquema de la industria, aunque en el caso de los proyectos donde siempre he estado ese esquema siempre ha estado pintado a lápiz. Juan y yo quisimos dejar grabadas una serie de canciones que surgieron en la distancia, y le arrastré hasta lo de Paco para que tuviera la grata experiencia de grabar con él. El resultado superó con creces nuestras expectativas, y, aunque dejamos por un tiempo el proyecto en la nevera, siempre nos decíamos el uno al otro: “¿qué haremos con The Ships?”. Lo vimos claro este año, nos prometimos hacer todo lo posible por sacarlo, así que grabamos 4 canciones más en abril, y aquí está.

 

Nosotros conocemos bien la casa y entendemos (y compartimos) la decisión, pero puede que haya quien se pregunte por qué una banda como The Ships, que podría recibir múltiples ofertas para publicar su disco, se decanta por una discográfica de reciente creación como es Miel de Moscas…
Sólo teníamos una oferta más o menos firme encima de la mesa, y no era un sello independiente. Lo pensamos mucho y se nos cruzó en el camino la propuesta de Ángel y Eva. La ilusión que pusieron en el proyecto superó con creces cualquier propuesta de cualquier otra persona, y decidimos que era mucho mejor confiar en ellos. De momento estamos muy contentos con formar parte de Miel De Moscas, es un verdadero placer que, en los tiempos que corren, haya personas que te arropen de esa manera. Es una suerte.

 

¿Os da la risa cuando os llaman “supergrupo”?
No, porque lo somos. Jajajaja. Los plumillas estáis deseando decir esas cosas, pero en realidad nuestra reacción es una mezcla de reparo y satisfacción por la de cosas buenas que estamos leyendo sobre el disco.

 

Estáis recibiendo buena atención de los medios especializados, pero también de los generalistas, ¿van con la historia aprendida o hay sorpresa generalizada al conocer el pasado punkrocker de Juan? ¿Han descubierto ya los del Grupo Joly (Diario de Cádiz, Diario de Jerez, etc) que en realidad no tocaba en Randy sino en Hard Ups?
Esto es muy curioso. El tipo del Grupo Joly, en realidad se topó con nosotros en el Monkey Week y se ve que le flipó el concierto. Al buscar información sobre The Ships en internet se encontraría con la historia de cuando Juanín y yo nos conocimos en un concierto de Randy en Madrid, en 1999. Ahí se haría el lío. Luego también nos hicieron una entrevista en Rolling Stone, que también se puede considerar un medio más masivo que en los que acostumbramos a salir siempre GAS Drummers o los últimos proyectos de Paco.

 

El disco, aparte de poder escucharse en distintas plataformas de streaming, se puede conseguir tanto en CD como en vinilo 12” de cuidada presentación. Como músicos y seguro que poseedores de buenas colecciones de discos, ¿creéis que ya ha pasado a la historia aquella infundada amenaza de la desaparición del formato físico de los discos en la que algunos se empeñaban en insistir?
Toda la industria cultural, así en plan general, es un terreno movedizo. El capitalismo entra en una fase nueva donde todo es más fragmentario y más fugaz, aunque esto ya lo anunciaba Guy Debord a principios de los 60. Al final, parece que se ha establecido una falla entre lo masivo y lo especializado. En lo masivo, el consumo es un gran caudal que circula a una enorme velocidad y con una intensa fragmentación. En lo especializado, se establecen pequeños círculos de genuinidad donde el usuario establece otra relación con el producto cultural, una relación más fetichista, por decirlo en términos marxistas.

 

Habéis comenzado la gira por salas (incluyendo una mini gira por tiendas FNAC) cuyo grueso de fechas se distribuirán por el próximo 2015. Pero suponemos que caerá también algún festival… ¿Cuál es vuestra preferencia a la hora de girar con vuestra música?
Por lo que vamos sabiendo, está habiendo buena respuesta de promotores de salas y de festivales, con lo que parece que en 2015 estaremos mucho tiempo en la carretera. Yo vengo de girar mucho con mi banda, GAS Drummers, y venimos de una cultura donde hemos conocido el auténtico lumpen de las escenas musicales. Hemos dormido en squats, sobre vómitos, hemos hecho matadas de kilómetros que hoy en día serían imposibles de concebir, y eso nos ha forjado como personas. Sabemos que la carretera es el rock’n’roll. No hay más. Es decir, que para nosotros no hay demasiadas excusas para no montarnos en una furgoneta e ir a tocar a sitios. Esa ha sido siempre nuestra vida, nuestra manera de conocer el mundo y de hacer amigos.

 

Comentaba Artur Estrada en una entrevista de Nueva Vulcano que incluso llegaban a adaptar la hoja de ruta para poder parar en restaurantes determinados. En vuestro caso concreto, ¿cambian las prioridades en esto de la música y la carretera con el paso de los años?
A ver, lo primero que hay que saber es que el amigo Estrada, al que quiero y admiro, es un gran chef, así que no me extraña lo que dice. Por ejemplo, desde que el gran Pepe de Sugus nos recomendara un sitio en El Grao de Castellò para comer arroz con verduras, siempre que vamos por la zona hacemos parada obligatoria. Pero la dieta espartana de carretera también puede consistir en un bocata con mostaza de Dijón, orejones, rúcula… Auténticos toboganes como los que les ponen a las ocas para inflarlas y hacer foie gras. Ah, en Francia nos dan muy bien de comer, siempre. Y en Euskal Herria. Ah, y los amigos de Sant Feliù. El Agus hace un hummus que lo flipáis. ‘Nuff said.

 

Por cierto, NUEVO talento FNAC. Vale, es el disco de debut de The Ships… pero siendo quienes sois, ¿no puede resultar algo paradójico veros bajo denominaciones de este tipo?
Sí, bueno. Llevamos mucho tiempo tocando, pero acaban de reconocer que tenemos talento. No veo ningún problema semántico en ello.

 

¿Qué desayuna Paco Loco para llevar tantos años repartiendo música a ese ritmo? Además, ahora de pronto lo vemos metido en directos con Australian Blonde, con The Ships… ¿necesitaba salir de la cueva un tiempo?
Pues puede desayunar cualquier cosa, por ejemplo un par de rodajas de piña metidas entre dos rebanadas de pan bimbo. Esto es así y cualquiera que le conozca puede dar fe de ello.

 

Ya que estamos, ¿por qué deberíamos de ir a grabar nuestro hipotético disco al Puerto de Santa María?
Si vas al estudio de Paco serás capaz de contestar a esa pregunta. El estudio es brutal, el ambiente es el perfecto, Muni te mima como a un hijo, y currar con Paco es una experiencia que cualquier músico debería probar, por lo que aprendes y disfrutas.

 

En general digamos que sois gente ocupada. Dani alternando G.a.s. Drummers con sus discos en solitario, Juan con El Sueño de Morfeo y Paco con el estudio, Australian Blonde, etc, etc. ¿Ahora qué, tendremos que esperar otros cuatro años para escuchar la continuación de “The Summer Of Our Lives”? ¿Será The Ships algo esporádico o pensáis darle continuidad al proyecto?
Pues de momento nos vamos a centrar en The Ships en 2015, que parece que van a estar bastante ocupados. Para mí personalmente es un placer tocar con estos 4, con Rafa y Pablo, con los que estoy en GAS Drummers siento el mayor respaldo posible, y sumar ahí a Juanín y a Paco hace un equipo perfecto para, no solo tocar, sino salir de gira.

 

Para terminar, que alguien nos explique por qué aparece Paco en el minuto 2:15 del video “Want” acariciando un pez espada hinchable…
Pues básicamente para que gente como vosotros, que sois tipos estudiosos y que os fijáis en los detalles, os hagáis ese tipo de preguntas. Jajajajaja. Porque en realidad siempre es buen momento para sacar a Paco haciendo de las suyas. ¿Os vale esa?

 

 

 

Entrevista realizada a Dani Llamas junto a Romu López y Víctor Martínez para Tímpanos y Luciérnagas.