CRLM Office

Una web de Alfonso Zaplana Pérez.

Cherry: “Las ‘peladillas’ son mis diarios musicales”

Hace unos años recibí una oferta que no pude rechazar, crear un netlabel con el propósito principal de publicar en formato virtual el debut de Cherry, compuesto por aquellas canciones que este músico alhameño había ido componiendo y grabando en solitario en su garaje tras la disolución de Cherry and the clouds. Con el paso de los años tuve el honor de publicarle otros dos discos más, entre otras variadas referencias, antes de la llegada de Bandcamp, que para mí supuso la pérdida de sentido de mantener un netlabel con el planteamiento que a éste le había dado, y antes de que despertara el interés de Foehn Records, discográfica barcelonesa por la que acabó fichando. Bajo esta etiqueta ha publicado dos nuevos álbumes, que desde mi punto de vista contienen algunas de las composiciones más originales y sugerentes que han visto la luz en nuestro país en los últimos años. No obstante, quizás por su carácter un tanto outsider y su estilo experimental y alejado de las tendencias (como eclecticismo escurridizo han definido su propuesta en la web del Primavera Club), sigue siendo un tanto desconocido más allá de su entorno geográfico más cercano. Muestra de ello es que haya sido tras la celebración del mencionado festival cuando ha despertado la atención de algunos medios, como Indiespot o This Is Underground, que han incluido al murciano entre los destacados o como sorpresas de esta edición. Aprovecho la ocasión para que nos ponga al día sobre su actividad. (Foto: Julia Lomo, Juno Producciones)

 

 

Desde el tránsito de Cherry and the clouds a Cherry ha pasado mucha gente por este proyecto colaborando. Ahora parece que ya has encontrado la formación estable. ¿Se puede decir ya que Cherry sois Nino Malón con el apoyo de José Manuel Lucas a la trompeta para lo bueno y para lo malo?
Este proyecto siempre lo he llevado como algo individual, desde que empezó. Sí que es cierto que en cada disco he contado con colaboraciones diversas y que la que más firme se mantiene es la de José Manuel, que empezó a colaborar a partir del segundo disco (Canciones de bolsillo) y así hasta el día de hoy. Y aunque llevamos ya más de un año sin juntarnos a tocar, eso no es problema para que siga metiendo sus trompetas en mis canciones.

 

Ya van cinco discos de Cherry y sigues apostando por la grabación en tu estudio casero. ¿Podría existir una propuesta musical como la tuya sin las ventajas y desventajas de esta elección?
Claro que podría existir, pero ya no sería lo mismo. Creo que cambiarían muchas cosas, empezando por el sonido de cochera, la forma de grabación, etc. Así que no sé cómo le afectaría mi música lo de meterme en un estudio a grabar… Bueno, si tuviese dos años para grabar en un estudio me metería de cabeza, con tiempo para hacer las cosas a mi manera. Pero el dinero que necesito para eso se me escapa del presupuesto. Quizás debería probarlo alguna vez, aunque de momento no me apetece en absoluto.

 

Mantienes la denominación “peladilla” para tus canciones, aunque hace ya tiempo que sueles presentar canciones no sé si más elaboradas, pero si al menos de mayor duración. ¿Podríamos decir que el concepto “peladilla” viene asociado más bien a la actitud y el sello personal de Cherry?
Sí, ese término lo acuñé cuando empecé con el proyecto de Cherry, ya que las primeras canciones que grababa eran de muy corta duración. A veces ni llegaban el minuto, así que decidí darle ese nombre a mis ideas improvisadas. Por tanto, también viene asociado a la actitud o a mi forma de ser, ya que siempre he intentado darle mi propia personalidad a los temas. Las ‘peladillas’ son mis diarios musicales.

 

La conexión entre la música de Cherry y el audiovisual es algo en lo que siempre insisto, ya que tus canciones me parecen muy “cinematográficas”. De hecho, no hace mucho estuviste musicando una proyección de Tetsuo. ¿No es algo que te apetezca explotar más por tu propia iniciativa (ya sea poniendo música en directo al cine mudo o componiendo bandas sonoras)?
Sí, es algo que tengo pendiente. Me gusta bastante el cine y como músico, me encantaría ponerle banda sonora a una película. Pero de momento no ha surgido la oportunidad. Sí que es verdad que estuve poniendo música a las imágenes de Tetsuo en directo. Era la primera vez que lo hacía y repetiría con gusto, pero ahora estoy más metido en composiciones nuevas para el siguiente disco.

 

Hace unas semanas se estrenaba Split!, un documental en el que los protagonistas sois unos cuantos músicos murcianos, que además grabasteis para la ocasión algunas canciones inéditas con combinaciones de músicos también inéditas en algunos casos. En tu caso, tu compañero de baile fue Raúl Frutos de Crudo Pimento. Dado el carácter experimental de tu música, ¿no te tienta la posibilidad de llevar más allá esta colaboración esporádica o, en general, este tipo de colaboraciones?
Es algo que no rechazo en estos momentos, la experiencia del documental Split! fue muy buena y creo que nos dejó un buen sabor de boca a todos. ¿Quién sabe? Quizás salga algo en un futuro de esas colaboraciones. Hay que mirar las agendas de los demás artistas, ya que a veces juntarse resulta más difícil que la construcción de las pirámides.

 

Hoy en día, a pesar de contar con el respaldo de una discográfica, no es sencillo abrirse hueco en el mundo de la música, salvo que cuentes con un bagaje previo notable o tengas detrás a una agencia importante que consiga meterte en las dinámicas de los medios especializados que marcan con su influencia las agendas musicales en nuestro país. Tocar en un evento como el Primavera Club puede suponer un buen paso adelante en este camino, aunque no sé si realmente es esto algo que te preocupe demasiado, me da a mí que no… ¿Qué tal fue la acogida del público del festival?
Me acogieron muy bien en el Primavera Club, tanto por el trato personal como musical. Al principio de la actuación éramos cuatro gatos, pero se fue llenando conforme iban pasando las canciones y parece que gustó por la respuesta del público. Vengo contento de como sonó y de mi actuación allí, con más ganas de experiencias así.

 

En tu última visita a Tímpanos y Luciérnagas dejaste caer una canción inédita en directo. ¿Cómo de avanzado está el sexto álbum de Cherry?
Estoy trabajando en ello en los ratos que puedo. A mí las prisas para estas cosas sé que no me llevan por buen camino, así que voy con calma y avanzando lentamente, algo más lentamente de lo normal… Estoy con seis nuevas canciones, aún no sé qué forma tomará el disco ni los tracks que llevará, pero sí te puedo decir que será un disco ‘cherryniano’.

 

Entrevista realizada para Duit Magazine.

Cherry @ Zer-Bizio, Moratalla

Cherry comienza los conciertos de presentación de su cuarto disco, “Jaulas con vistas“, publicado recientemente por Foehn Records. Con motivo de su actuación el próximo viernes 23 de diciembre en la sala Zer-Bizio de Moratalla, recupero la entrevista que le hice en octubre para el último número del MMAMM on line zine:


Después de tres discos editados virtualmente a través de CRLM Office Netlabel, Cherry da el salto a una discográfica, fichando por Foehn Records. Siguiendo su tradición de grabar en su propio estudio casero, da un nuevo paso en la evolución sonora de sus “peladillas”, cada vez más marcianas y cada vez más “cinematográficas”. Eclecticismo y experimentación de manos de este genial músico alhameño, que vuelve a ofrecer un cautivador disco de space rock, ambient, noise y psicodelia.


Tenías ya ganas de ver materializado tu trabajo en formato físico…
Por supuesto, tenía ganas de ver mi trabajo editado físicamente. Ha sido un paso más para la evolución de Cherry después de tres discos en CRLM vía Internet. Ya me apetecía tener uno en las manos y poder tocarlo y Foehn Records me ofreció la posibilidad. Viendo a los grupos que llevaba no pude negarme. Me llamó la atención su apuesta por grupos arriesgados y, además, que esta discográfica mueve la música en audiovisuales como cine o publicidad y eso es algo que me interesa también, ya que siempre he creído que mi música quedaría bien acompañada de imágenes.

 

¿Esta vez no se edita el disco bajo licencia Creative Commons? No obstante, se puede escuchar completo, como el resto de tu discografía, en tu página de Bandcamp…
El disco está en Bandcamp completo para escuchar, pero aún no para descargar, como habrás visto. Queremos que la gente escuche el disco y si le gusta y quiere comprarlo, adelante. Ya sabes que contribuyes con el artista y le ayudas a poder avanzar. Puesto que antes no teníamos esa opción de escuchar el disco antes de comprarlo, en estos tiempos que nos brinda la oportunidad la conexión a Internet hay que aprovecharlo.

 

 

La mayoría de canciones del álbum son instrumentales, una tendencia que se ha visto acrecentada con el paso de los discos. ¿A qué se debe esta evolución?
Sí, la mayoría de las canciones son instrumentales, pero siempre hay alguna voz que se filtra por el disco. Las suelo utilizar como un instrumento más, a veces acompañan a las melodías de guitarras o teclados.
También se debe a la heterogeneidad que busco en las canciones. Por eso intento no abusar de ellas, porque tampoco es lo que me interesa. Aparte creo que las voces son algo importante en las canciones y para meterlas debo estar muy convencido de que me gusta como quedan. De lo contrario las tiro a la basura.

 

¿Y por qué le han ganado la partida los sintetizadores a las guitarras?
No lo sé, la verdad. Quizás estaba un poco cansado de composiciones con guitarra y como a la hora de componer la mayoría de las veces lo hago de forma improvisada, esta vez el cuerpo me ha pedido más teclados y sintes. También por cambiar un poco y probar cosas diferentes, supongo, que si no uno se aburre.

 

Los que te conocemos hace tiempo lo sabemos bien, pero para alguien que te acabe de conocer, ¿cómo le explicarías eso de que tus canciones son “peladillas”?
Esto tiene fácil explicación, el termino peladilla se debe a la corta duración de mis canciones. Para mí son como caramelos pequeños, que se acaba su sabor muy rápido y necesitas echarte otro a la boca para seguir sintiendo ese sabor. Creo que con mis canciones pasa lo mismo, son tan cortas que necesitas volver a escucharlas. Esa era la idea principal, que el oyente se quedara con ganas de más y tuviera que volver a escucharla.

 

En cuanto al estilo musical, en el conjunto de tu discografía hay hueco para el ambient, el space rock, la psicodelia, el post punk, el post rock o el noise. ¿El eclecticismo y la libertad creativa son imprescindibles en este proyecto?
Por supuesto, sin ninguna de esas cosas creo que ya no sería lo mismo este proyecto.

 

Foto: Lae

 

Aunque siempre han existido matices de música para banda sonora en tus canciones, es ahora en este nuevo trabajo cuando se hace más evidente su idoneidad como música cinematográfica. ¿No tienes en mente poner música a un proyecto audiovisual?
Sería algo interesente de hacer. Me gustaría mucho, pero hasta ahora no me lo han propuesto. Ya no sólo en audiovisuales si no en teatro o cualquier performance… Así que ahí lo dejo caer, si a alguien le interesa que contacte conmigo.

 

Una vez más has vuelto a grabar en tu cochera, con medios propios y limitados, pero con todo el tiempo del mundo. ¿Podría existir Cherry sin ese formato lo-fi abierto a la experimentación?
No te sabría decir con certeza. Creo que sí podría existir, pero no sería todo tan natural como aquí en casa con todo el tiempo del mundo para escuchar las grabaciones e ir añadiéndoles detalles. Creo que en un estudio no sería igual de natural. Para entrar a grabar en un estudio debería llevarlo todo clarísimo desde un principio, cosa que yo aquí no hago, porque no se cómo va a ser la canción, ni cómo se desarrollará… Dependería de muchos factores.

 

Aunque Cherry es un proyecto personal, tanto en directo como en los discos siempre cuentas con colaboraciones puntuales. ¿Cuáles han sido en esta ocasión? ¿Te acompañará alguno de tus colaboradores en “Jaulas con vistas” en los próximos conciertos?
En este último disco han colaborado: Triki (Dos chicles, ITEOC, Cherry and the clouds) con alguna batería y cajas de ritmos, Salva (Flewin) con baterías, pianos y midis y José Manuel (Malatestas) con su trompeta. Ahora en los directos vamos solamente José Manuel y yo. De momento nos apañamos, pero en un futuro nunca se sabe lo que puede pasar.

 

Foto: Lae

 

Pero la colaboración más chocante es la de tu abuela, ¿casual o premeditada?
Fue algo casual, la estuve grabando este verano en vídeo y cogí algunos trozos de audio donde mantenía su monólogo del día a día en la residencia de ancianos. Pensé: claro que sí, la quiero dentro del disco.

 

El artwork del CD corre a cargo de Lae, como siempre. Aunque esta vez basándose en unos dibujos tuyos. Siendo ella además una excelente fotógrafa, ¿no os apetecía hacer nuevamente un diseño basado en alguna de sus instantáneas?
No, esta vez me apetecía dejar el diseño de fotografías. Me gusta mucho el trabajo de Lae y seguro que lo volveremos a repetir para futuras ediciones, pero como ya lo hemos utilizado en dos ocasiones para mis diseños, esta vez me apetecía probar con los dibujos, algo más básico, elemental y cercano. Me atraía bastante la idea y ya tenía ganas de hacer un diseño así, con algunos dibujos que tenía y unos nuevos que hice.

 

He podido disfrutar de tus conciertos en multitud de ocasiones y se puede decir que nunca haces dos iguales. Incluso los planteas de formas totalmente distintas según la ocasión, ¿no es así?
Sí, depende del lugar, ocasión, circunstancias… cada concierto te lo puedes encontrar con un planteamiento diferente. Puedes encontrarte con el formato individual, con canciones más tranquilas, o con el set de dueto, donde ya metemos un poco más jaleo en el escenario y las canciones suelen ser un poco más movidas.

 

 

¿El estreno del disco en directo será en breve? ¿Qué tienes preparado?
De momento no hay nada preparado para el estreno, estoy en ello. A ver dónde lo podemos hacer y de qué manera. Me gustaría que fuese en la calle o en algún sitio curioso, si se puede, claro está. (ndr. No pudo ser…)

 

Desde que empezaste con Cherry no has vuelto a compaginar la actividad en solitario con ninguna banda, excepto un pequeño periodo de tiempo en el que formaste Dos Chicles junto a Triki, batería de los desaparecidos In the ears of children y tu colaborador en directo durante bastante tiempo. Aunque durante ese tiempo incluso tocabais las canciones de ambos proyectos mezcladas en los conciertos… ¿Crees que en algún momento podría renacer algo como Dos Chicles o incluso Cherry and the clouds aunque fuera de forma ocasional o prefieres centrarte en una sola cosa?
Pues creo que ahora mismo me apetece seguir con este proyecto y centrarme en las futuras canciones que estoy preparando ya para el siguiente disco. Aunque tampoco descarto la posibilidad de hacer otras cosas, siempre y cuando haya entusiasmo e ilusión.

 

Por último, ¿es cierto eso que comentan que en CRLM Office Netlabel te dan la carta de libertad a cambio de tan sólo una botella de pacharán?
Que va, macho, eso son leyendas urbanas. Ya quisiera yo que me hubiesen dado una botella de pacharán o de whisky, mejor aún… pero en el fondo son buenos zagales, siempre me han apoyado. Así que desde aquí me despido de todos vosotros, de ellos, de aquellos… y nos vemos en cualquier lugar. Y a los de CRLM Office les digo: “¡me tenéis seco, maikeles! (ndr. ¡Qué vivo, cómo le ha dado la vuelta al asunto para no pagar la cláusula!)

 

CHERRY
Viernes 23 de diciembre
Sala Zer-Bizio (Moratalla, Murcia)
23 horas
Gratis