pulso-a-diez/03

El mañana es el ayer más un par de días.

Un programa de Romu López para Tímpanos y Luciérnagas

Sintonía: Arthur Russell – Corn

01. The Lost Brothers – Echoes in the Wind
02. Unkown Mortal Orchestra – Chronos Feasts on His Children
03. Melody’s Echo Chamber – Desert Horse
04. Salva Alambre – Bajo el sol
05. Stereolab – Blips Drips And Strips
06- The Colorist Orchestra – Counting On
07- PJ Harvey – River Anacostia
08- Grace Cummings – Sleep
09- Brittany Howard – Short and Sweet
10- P.P. Arnold – Different Drum

Fotocrónica: ‘T&L en el Primavera de Oporto. Viernes’

 

DESTROYER:

El jueves terminó relativamente temprano para nosotros, en cuanto a conciertos se refiere. Teníamos fuerzas reservadas para un viernes cuya primera decisión derivaba del solape entre Cass McCombs y Mueran Humanos, dos propuestas apetecibles, pero muy distintas para comenzar la jornada. No tuvimos que elegir al final, porque nos perdimos a los dos por nuestra tendencia a alargar las comidas. Estaba claro, llegaríamos directos a Destroyer y sería un comienzo ideal, al ritmo de las historias de Dan Bejar, empujadas por ese groove de la dejadez tan característico. Ocho músicos sobre el escenario acompañándole (tercer saxo del festival incluido),  para aderezar un repertorio con algunos de los clásicos contemporáneos marca de la casa, como ‘ Chinatown’, ‘Kaputt’, ‘Song For America’ o la más reciente ‘Times Square’. La cosa estuvo repartida, aunque el mayor protagonismo se lo llevó su último disco, ‘Poison Season’, algo más oscuro y vinculado al concepto de rock que manejan en casa Destroyer. Da igual el género, toca varios pero todos suenan a él. La luz del atardecer y un ligero viento te componían algunas fotos curiosas para completar el disfrutable momento. Gran sonido, por cierto, algo que fue la tónica del festival.

 

BRIAN WILSON performing PET SOUNDS:

Hay gente a la que le pasa algo muy parecido a lo que le ocurría al tío de Engé Ndomo cuando veía a su sobrino en ‘Amanece que no es poco’ y salía corriendo al grito de: “¡Coño, un negro!”. Cambia al negro por un músico anciano y tendrás la ecuación a la que me refiero. Brian Wilson es viejo, efectivamente, lo podemos notar en sus canas, sus movimientos seniles, su voz castigada y también en el hecho de que homenajeaba un disco que le costó mucho sacar a la luz hace ¡50 años! Pero lo publicó, convirtiéndose en una obra de referencia para la historia de la música contemporánea por su variedad  estilística y las, por entonces, arriesgadas piruetas instrumentales que contenía. El pop siempre ha sido permeable desde aquellos años, en parte gracias a mentes inquietas como la de Wilson. Como público, cada uno elige, si quieres que hoy te canten historias como estas en primera persona tiene que ser un viejo el que lo haga, o doce, como era el caso, pero no es de buen gusto restregarle sus achaques a la gente. Brian ponía las canciones y a los que nos gustan nos toca poner la ternura y la comprensión, ley de vida. En lo estrictamente musical, el espectáculo consistió en un repaso inicial a varios de los hits de los Beach Boys, entre los que destacaría una emocionante ‘Surfer Girl’. Tras el calentamiento playero, se tocaron íntegro el ‘Pet Sounds’ con sorprendente fidelidad en algunos detalles. No es un disco de ritmo frenético, con lo que tampoco noté tanto aquello de lo que avisaban algunas crónicas acerca de un tempo más ralentizado, otra vez fruto de la dichosa edad. La historia de los Beach Boys y del propio Wilson está llena de éxito y contratiempos, de fidelidades y traiciones, pero sobre todo de inmortales canciones. No añadamos los prejuicios a estas alturas de una película que ya está rodada. El simple hecho de ver sobre el escenario, junto a Brian, a su inseparable Al Jardine nos habla de toda una vida dedicada a la música. El aura del momento, que ocurrió al atardecer, era de corte otoñal pero para nada triste. ‘Wouldn’t It Be Nice’, ‘God Only Knows’, ‘Sloop John B’, para qué seguir enumerando, fue bonito, entrañable y muy bien interpretado.

 

 

DINOSAUR JR:

Fue, para mí, el peor solape del festival. Mientras la banda de Brian Wilson tocaba los últimos compases del ‘Pet Sounds’ se escuchaban a lo lejos los acordes atronadores de Dinosaur Jr. Los he visto muchas veces en directo y nunca me han fallado. Siempre intensos, evocadores de un agujero espacio-temporal en el que solo importa la sencillez formal, el doctorado en feedback, los amplificadores al 11 y la sobriedad escénica mientras en el público están explotando las cabezas de placer por el ruido y sus melodías eternas. Impertérrito J. Mascis, engorilado Lou Barlow, aporreando los parches con sus gafas de cerca el bueno de Murph, y que sean muchos más. Obviamente, al no tener el don de la ubicuidad me perdí medio concierto pero salí cortando a fotografiarlos, corearlos y pegar los saltos de rigor. La gente hacía pogo, surfeaba las cabezas y sonreía. Los Dinosaur son de la familia, los queremos. El repertorio da igual, sabéis que siempre mola.

 

 

 

PJ HARVEY:

Al ritmo marcial de ‘Chain Of Keys’ comenzó el mejor concierto del Primavera de Oporto de 2016. Polly Jean reventó desde el primer minuto el termómetro de la elegancia, rodeada de su harén rítmico particular, compuesto por nueve señores músicos de mediana edad. Todos vestidos de negro riguroso. Ella también, deslumbrante y armada con un saxo, instrumento muy presente en su nuevo disco (de hecho, ella es saxofonista desde su adolescencia) e inteligentemente mezclado con el resto.

Basta de tibiezas, ‘The Hope Six Demolition Project’ es un gran álbum y además crece en directo. No sé bien cuando empieza la madurez, pero si es eso lo que está viviendo PJ Harvey, coincide con su mejor momento creativo. Siempre ha sabido combinar la temática que le ha interesado en cada época con el planteamiento instrumental adecuado, la puesta en escena efectiva e incluso ha moldeado una estética certera como puerta de entrada visual a su mundo. Su atrevimiento primero, las adecuadas alianzas después, siempre sumando. El resultado, casi siempre, un nuevo escalón hacia la gloria. Y ahí parecía encontrarse, así estábamos nosotros durante el concierto, en la gloria compartida. ‘Let England Shake’ y su posterior gira ya supusieron un atractivo giro de timón al principio y una ovación generalizada al final. La riqueza lírica y melódica de aquel disco envuelve a éste, compartiendo protagonismo con otra PJ más accesible en las melodías, menos ambiciosa en la búsqueda del misterio, pero muy poderosa y directa tras toda una carrera dedicada al rock’n roll más creciente y poliédrico. Hace tiempo que no es solo una chica dura con una guitarra, sino una de las mejores artistas de su generación, una referencia capaz de asumir el papel, reventando las barreras del género sin más doctrinas que su música.  Tocó prácticamente todo su último disco, salvo una canción, repasó grandes piezas del anterior porque ya son imprescindibles en su repertorio, en un bloque de tres canciones. Se asomó al ‘White Chalk’, al venerado ‘Rid Of Me’ (despeinando al personal con ’50ft Queenie’, quien tuvo retuvo) y al ‘To Bring You My Love’ por partida doble, incluyendo el tema homónimo. Así nos desarmaron, rematándonos con ‘River Anacostia’ una bella pieza de cierta inspiración gospel que terminó a capela, casi a oscuras. Cuando nos marchábamos le comentaba a una amiga: “¿Para qué coño pide la gente un bis? Si ha sido perfecto”. No volvió a salir al escenario, ni falta que hacía.