Hey Hey, My My #31


Todo hits:

Neil Young – Goin’ Back
Pablo Und Destruktion – Puro y ligero
Cabezafuego – El descuento de los minutos basura
Ídolos del Extrarradio – La llamada del oso
Incidente Tunguska – Túnel de inhibición sensorial
Generación Basura – Gente de bien
Los Pepsicolos – Doble Elefante
Los Manises – Zapatos para todos
Bisagra – Dios te ama
Sheer Mag – Just Can’t Get Enough
Trono de sangre – Los restos del naufragio
Warsong – Al despertar
Soundgarden – The Day I Tried To Live

T&L86 – ‘Los Pepsicolos: Hemos venido a jugar’

A Nacho Space (guitarra, voz y letras) ya lo tenía fichado, antes incluso de conocer a Los Pepsicolos, de verlo en los conciertos de El Retal, dando saltos sin parar y disfrutándolo. Pero no lo conocí personalmente hasta hace unos días en un concierto punk. En un local de ensayo de unos 12 metros cuadrados nos metimos unas 30 personas y allí mismo, en el primer momento en que quedó un hueco, aprovechando un par de bajas anticipadas, no pudo contenerse y pegó un par de botes. Algunos cruzamos miradas y asentimos: ahora sí, sesión completa. Al terminar el concierto barajamos distintas opciones para su concierto en Chiribiri y finalmente quedamos en montar un set medianamente acústico. Evidentemente, el día del programa Nacho y sus compañeros Long York Silver (bajo) y Muhamar Al Habib (batería) se presentaron con sus amplificadores y sus instrumentos eléctricos. “Tengo guitarra española y todo eso, pero es que la eléctrica mola más”. Debo reconocer que a estas alturas hay una parte en mí, entre Sheldon Cooper y un treintañero acomodado que aprecia mucho más su sofá que los bares, a la que una situación así le podría alterar, pero a la hora de la verdad siempre gana una idea: si esta no es la actitud, no vamos a ninguna parte. No sé si Romu, que tuvo que lidiar con el sonido y que ha tenido que tratar de sacarle punta a esta crujiente escandalera para el podcast, pensará lo mismo. Bueno, sí lo sé. Claro que sí, porque aquí hemos venido a jugar. Y en esto Los Pepsicolos son unos maestros.

Leer la entrada completa